Entrevista a Álvaro Cámbara

Álvaro Cámbara, Gerente General de Caja 18

“El líder tiene que dedicarse a las relaciones humanas en un 99,9%”

Durante un poco más de una hora, mediante anécdotas, historias, recuerdos y aprendizajes obtenidos en   su paso por diferentes organizaciones, Álvaro Cámbara  nos contó que significa para él ejercer liderazgo.

¿Quién es Álvaro Cambara? ¿Qué te identifica como persona y como profesional?

Como persona y como profesional me identifica mi deseo de hacer el bien a través de mi trabajo, como pareja y como padre también, es decir, básicamente ayudar a los que me rodean y a los que quiero, eso es lo que creo que me identifica. En ambas soy la misma persona, en lo profesional, en el cargo en que he estado siempre he tratado de ser un aporte, de ayudar, de que haya un buen clima, que haya amistad, de que nos ayudemos en el trabajo la mayoría del tiempo y en mi vida personal es lo mismo, a mi pareja, a mis hijos, a mis padres, darles lo más que pueda de mi persona, no solamente en lo material sino que en tiempo, en preocupación, entonces no hay una diferencia entre un plano y otro.

¿Qué es para ti ser un líder? Que representa, que significa, cómo ves a un líder.

Uno no busca ser líder, yo no lo busqué por lo menos, en mi trabajo nunca me preocupé de lo que estaba pasando más arriba mío, sino de hacer lo mejor posible mi trabajo en el puesto en que estaba y mi ascenso habitualmente se produjo en base a que yo tenía muy buenas relaciones hacia abajo… no muy buenas relaciones hacia arriba (risas)

Yo creo que  el líder no se da  por decreto, es decir, no porque haya salido en el organigrama tu nombre pasas a ser líder… yo tuve a los 35 años mi primera jefatura y ahí claramente  descubrí que el liderazgo no es producto de la magia, sino que es producto de reconocerse como una persona con errores, con defectos y con ganas de aprender y yo me construí como líder a partir de lo que aprendí de la gente que trabajaba conmigo. Lo que uno descubre es que lo que tiene que hacer es que el ánimo societario en este grupo humano sea un ánimo positivo, constructivo, desafiante y que el líder tiene que dedicarse a las relaciones humanas en un 99,9%. Uno es sus circunstancias y la gente que lo rodea, solo no puedes llegar a ninguna parte.

 Y desde lo que aprendiste, el líder ¿nace o se hace?

¿Es un mix, ya? A ver, hay liderazgos tóxicos y hay liderazgos positivos. Yo creo que para poder ser un líder contributivo, aportante, en que lo logros no sean a pesar de las personas sino con las personas, tienes que tener habilidades blandas que no sé si nacen en tu casa, en tu familia, en tu colegio, no sé, pero no solamente se es un líder por los títulos o los conocimientos que se tiene. Es decir, es la mezcla de conocimientos, de buen manejo de relaciones interpersonales y también de qué valores traes de tu casa, desde tu familia, desde tu cuna, creo.

 

«Uno es sus circunstancias y la gente que lo rodea,

solo no puedes llegar a ningún lado.»

 

¿Qué crees tú necesita el líder de hoy, qué es fundamental que tenga dentro de estas habilidades que mencionas?

Pasión por el cambio, pasión por lo que está viniendo, estar súper conectado con los cambios porque nosotros seguimos estando en una isla… a mí me toca un par de veces al año viajar  y lo que uno ve en los países desarrollados, a lo que uno aspira a llegar como país, ya no son cambios,  son revoluciones, cada cosa que uno ve son cambios dramáticos que nos van a afectar en todos los planos, de vida, laborales, de relaciones humanas. Por ejemplo, yo soy discapacitado, tú vas a otros países y ya  tienen un exoesqueleto que multiplica por diez tu fuerza en las piernas, que es exactamente lo que yo no tengo. Por 75 mil dólares yo podría ponerme un exoesqueleto y podría volver a caminar muchos kilómetros, como hacía antes de mi enfermedad. Es decir,  ya los exoesqueletos los están usando para que los trabajadores de las fábricas que manejan peso no se dañen el aparato esquelético y puedan duplicar su capacidad física. Todo lo que nosotros consideramos inmutable, está cambiando semana a semana, el organigrama de esta empresa todas las semanas cambia…no puede sorprenderte nada, tienes que estar siempre en guardia, porque te puede cambiar el mundo en un minuto.

Sí, yo diría que esa es una característica que se requiere a nivel profesional  

La organización de alguna manera es un reflejo de su líder y yo estoy súper convencido, porque he sido líder poco tiempo y “goma” mucho, que las empresas son lo que su máximo líder es, y esa cuestión yo la he aprendido en piedra. Si el líder es conservador y resistente al cambio  la empresa va a ser resistente al cambio, si tú tienes un líder que está mirando por el espejo retrovisor, preocúpate de esa empresa, porque no sé cómo va a enfrentar el cambio, porque el cambio no es solamente comprar los software y la tecnología, es una manera de mirar, es como tú te adaptas a esa nueva realidad permanentemente.

¿Algún mentor que tengas hayas tenido o haya sido significativo para ti?

Tengo dos, mi primer jefe, Carlos Alberto Délano, por su cercanía y por su cero ego de jefe… horizontal total y eso me marcó mucho, yo siempre construí mis estructuras construyendo horizontalidad con mis pares, yo nunca vi celos ni ganas de escalar sobre las espaldas de los otros. El segundo fue Segismundo Schulin-Zeuthen, él hacía cambios con mucho respeto a todas las generaciones, porque le tocó administrar el Banco de Chile cuando éste estaba en un conflicto generacional y él arbitró muy respetuosa esa guerra de tiempos y además me inculcó el 0 gasto y más por menos… entonces tengo esa escuela.

¿Si hablamos de motivación para el cumplimiento de objetivos, tanto personales como profesionales… qué me podrías decir?

Mira, la motivación, por lo menos en lo que he tratado de construir en mis distintos trabajos, es a partir de una comunidad del desafío. Es decir, tener un desafío común, construir un equipo muy motivado por ese desafío y que ese desafío y el equipo y el éxito van a traer obviamente desarrollo profesional para todos, el éxito que no solamente es éxito monetario, sino ser vistos como un equipo de excelencia, eso motiva de repente mucho más que la plata, el logro. Hay casos bien increíbles, como algunos equipos de segunda división, en que varios de sus jugadores en la mañana son panaderos y en la tarde juegan a la pelota, pero se matan porque tienen un sentido de equipo, de misión, de logro. Yo creo mucho en eso.

Hablaste de desafíos y que están super conectados con la motivación entiendo y así lo validan los estudios y hablamos de llegar a la zona de Flow que es cuando las dos cosas se conectan muy bien, cuáles fueron los principales desafíos en tu vida, tanto personal como profesional, cómo los enfrentaste y que experiencia o aprendizaje te dejaron.

Mi primer desafío fue en mi familia, el de lograr el mejor rendimiento académico siendo el último de cinco hermanos, ese fue el primer desafío… el segundo que entré a la Católica, que en ese momento y todavía, sigue siendo la número 1 en lo  que es ingeniería comercial. Soy de una familia de inmigrantes y me fui a estudiar a una universidad de la elite chilena, era el único egresado del colegio Calasanz que había entrado a la Universidad Católica a ingeniería comercial. Ahí yo empecé a entender el tema de adaptarse a un ambiente en el que tú no entras naturalmente,  en que tienes compañeros de curso cuyo hermano iba en tercer año de la misma carrera y el amigo del hermano era el profesor y el otro era ayudante…., entonces era todo una endogamia que a mí me tocó vivirla en un país que era bastante menos parejo de lo que es hoy día. Después me tocó, estando en el Banco de Chile, la intervención del banco, que fue un tema bastante dramático. Cuando yo entré a trabajar en marketing éramos 25 y terminamos 3, ver a tus amigos sin pega, con familia, en el caso mío yo estaba soltero todavía pero había gallos con familia. A nosotros nos tocó un país con 30% de cesantía de verdad. Fue una generación conflictuada la nuestra, aparte por el tema político, porque nosotros fuimos los que vivimos la transición de un país muy pobre a un país de clase media. El otro gran desafío fue casarse en las condiciones de esa época, habitualmente trabajaba uno, con lucas llegabas a fin de mes con suerte y mes por medio…… Mis viejos me dejaron educación y ni una cuestión más… ese desafío fueron 25 años de trabajo incesante y de trabajo creo que  bien hecho porque si no… yo no tenía ni un pituto, ni un amigo, ni un apellido con hartas r, ni tenía ningún amigo que era subgerente de algo… yo entré al Banco de Chile por el conducto regular, pasé mi currículum… así que yo lo que tengo y lo que he logrado desde el punto de vista tanto intelectual como económico es porque me eché mi vida al hombro y todo lo que he logrado lo he logrado pedaleando y pagando impuestos  y así estoy. Entre medio me vino esta enfermedad del Guillain Barré que me dejó fuera de combate dos años  y ahí se produce una serie de otros temas más de corte personal pero que también son un desafío, porque cuando yo volví al banco mi cargo había sido reemplazado y por ende llegué a una gerencia que en ese minuto era habitualmente el deshuesadero del banco, donde ubicaban a personas en etapa de salida de su carrera profesional, que era la gerencia de administración. Entonces me fui a Redbanc, que era una empresa chiquitita, el Banco de Chile eran 10 mil personas y Redbanc 100, a cargo de la gerencia comercial, porque mi desafío era volver al Real Madrid, pero de titular. Me demoré 10 años, hasta que llegué al cargo de gerente de banca de personas en el Banco del Estado, que era el cargo que tenía en el Banco de Chile cuando me fui. Me demoré varios años en la travesía del desierto y ahora estoy acá.

Y qué fue lo que te hizo, en algún momento dijiste incesablemente o incansablemente, lograr llegar donde estás hoy … cual es la energía, de donde proviene esa fortaleza para seguir avanzando.

De mi padre, mi padre fue un inmigrante español que se vino a Chile antes de la guerra civil española el año 28, con tercero básico, traído por un tío a trabajar a Valparaíso, porque tenía un tío que tenía empresas en Valparaíso y llegó desnutrido. Estuvo un año yendo al matadero una vez al día a tomarse un ñache, partió lavando wc y llegó a ser un empresario exitoso que nos dio todo lo que podía necesitar uno en esa época, nos dio educación, una excelente casa, muchos valores, amor y una situación económica envidiable y por ende yo me puse por meta que no podía ser menos que mi padre, yo había terminado la universidad, no había estado desnutrido, no había tenido que pelear con el frío o dormir arriba de los mesones, porque las ratas, si no dormías arriba de los mesones, te comían los zapatos. Entonces yo dije con todo esto que me ha dado mi padre a lo menos mi punto de partida tiene que ser donde llegó mi padre, si él con esas condiciones adversas logró esto, como yo no voy a lograr a lo menos  eso. Competí con mi padre.

 

Son hartos años trabajando y en distintos puestos y organizaciones… hablabas de la importancia de esta capacidad adaptativa, el cambio y la importancia que tiene eso actualmente ¿Cómo crees tú que ha evolucionado o no ha evolucionado el liderazgo en las organizaciones en todos estos años?

Yo creo, es mi opinión personal y al que le quede el poncho que se lo ponga, pero yo creo que la sociedad ha cambiado mucho más rápido que lo líderes y los requerimientos de los liderazgos de hoy en día, visto en los acontecimientos y lo que uno ve en la calle, con su familia, con los amigos de los hijos, en todo el mundo, yo creo que los líderes tenemos una tarea pendiente que es cambiar el enfoque y ser agentes de cambio hacia los gobiernos corporativos, respecto a cuales son las prioridades que tienen que tener las empresas de cara al futuro. Quiero ser bien caustico, es decir, está bien que la eficiencia es la eficiencia, es una ratio, pero detrás de la ratio hay personas y en ese contexto la eficiencia puede ser una información, pero no la que causa la toma de decisiones. En esta situación hacia adelante, yo no sé si está internalizada o solamente es un discurso, nuestra responsabilidad por crear empleo y dar mejores condiciones de vida a los chilenos. Uno no puede arreglar Chile, pero en lo que a uno le compete, que en el caso de Caja 18 son más de 700 familias, procurar mejorar su calidad de vida dentro de las posibilidades que tienes como líder responsable.

Dada la temática que estábamos conversando, algo más que quisieras agregar tu que creas que pueda ser significativo o relevante, algún mensaje en general en torno al liderazgo o al mundo organizacional.

Mira,  a mí me quedó marcado algo que dijo el que fue en su minuto el Gerente General de GE, Jack Welch, y que por eso estoy tomando algunas de las cosas de él, con la modestia que corresponde, el 99% del tiempo él se dedicaba al tema de las personas, porque son las personas las que hacen las cosas, si no te dedicas a las personas estas mal, cada día estoy más convencido de eso, es por eso que persona que entra a esta empresa la entrevisto yo, o trato por lo menos.

mosorio@tgli.cl

¡Puedes escribirnos!