Entrevista a la Ministra Isabel Plá

Isabel Plá, Ministra de la Mujer y de la Equidad de Género

Nosotros queremos dejar una huella muy importante de modernidad y equidad en la forma de relacionarnos mujeres y hombres en Chile”

Continuando con nuestro ciclo de entrevistas, en esta oportunidad, nos reunimos con la Ministra Isabel Plá, con quien tuvimos una grata conversación acerca de su liderazgo y los desafíos que deberá abordar desde su cargo.

¿Qué significa para ti ser la actual Ministra de la Mujer y de la Equidad de Género?

 Ser Ministra de la mujer y de la equidad de género significa una enorme responsabilidad, un honor y un desafío demasiado importante para mí y para el país, porque nosotros creemos de verdad que para saltar a ser un país desarrollado, debemos resolver las brechas que venimos todavía arrastrando en los temas de mujer, que se han ido resolviendo, se han ido abordando en las últimas décadas, pero todavía hay una brecha muy importante y significativa en casi todo orden de cosas, desde la ley, acceso al trabajo, brecha salarial, en pensión, en fin, en prácticamente todo.

De todos tus atributos, ¿cuáles son en tu opinión los más importantes para este cargo, como persona y como profesional? 

He aprendido a convocar, a formar y a empoderar equipos. Eso es algo que pienso que en estos meses me ha ayudado. Además soy una persona bien disciplinada en mi vida, para levantarme muy temprano, para trabajar, para estudiar: yo he ido cultivando la disciplina… con los años he ido convirtiéndome en una persona disciplinada a lo que he sumado la experiencia política.

¿Qué define a una mujer líder hoy en nuestro país? 

Son bien identificables, no quiere decir que no hayan otros elementos del perfil  o atributos que la identifiquen, pero yo encuentro que hay algunos bien importantes: primero, normalmente son mujeres muy abiertas al cambio, que de una manera muy conciliadora impulsan cambios movilizadores y positivos; segundo son mujeres muy conectadas con lo que pasa en el país y normalmente ese liderazgo no es para ellas, no se lo proyectan para ellas mismas, siempre tienen un link con algo de la sociedad civil. Muchas veces forman parte de las organizaciones sindicales en el caso de las trabajadoras, o de sus propios gremios. Casi siempre ese liderazgo está bien expresado en tener una participación adicional a su trabajo remunerado. Y lo otro, las mujeres líderes en Chile, las que yo identifico, con las que yo me topo todos los días, son convocantes, y siempre hay un pretexto para hacerlo, un seminario, un foro, una mesa técnica. Son convocantes para comprometer. Algo puede haber en el ambiente, pero alguien tiene que conducirlo. Yo me junto mucho con líderes, las dirigentes del gremio, de sindicatos, las asociaciones, de fiscales, de justicia. Nosotros somos un ministerio que entre otras cosas impulsa el liderazgo de las mujeres en todas las áreas.

¿Cuáles son tus principales metas para el período que estarás ejerciendo como Ministra de la Mujer y Equidad de Género?

Nosotros tenemos una hoja de ruta que tiene cuatro pilares, si nosotros logramos concretar al menos una política en cada uno de esos cuatro pilares yo me voy a sentir muy satisfecha. En el primer gobierno del Presidente Piñera nosotros dejamos una huella en esta materia en temas que en ese entonces eran muy relevantes, como por ejemplo duplicar el permiso del tiempo post natal, que es una demanda muy transversal, terminar de tramitar la ley de femicidio, que también era una demanda muy simbólica, que fue un proyecto que se inició en el primer gobierno de la Presidenta Bachelet que cuando nosotros llegamos al gobierno estaba en comisión mixta, en un proceso que necesitaba mucho acuerdo y nosotros fuimos capaces de impulsarlo y se promulgó esa ley. En esta etapa nosotros queremos dejar una huella muy importante de modernidad y equidad en la forma de relacionarnos mujeres y hombres en Chile. Yo estaría feliz si logramos cerrar varias brechas en la ley, por ejemplo si logramos modernizar la sociedad conyugal, si logramos concretar la reforma de la sala cuna, que va a terminar con la discriminación en que solo tienen derecho a sala cuna las trabajadoras que están en empresas que tienen 19 trabajadoras o menos. Un desafío ya más de país y de gobierno y que compartimos con el Presidente, bueno todos son compartidos con el Presidente por supuesto, son los desafíos de él, pero que compartimos muy especialmente con el Ministro del Interior Andrés Chadwick, es dar una batalla muy dura en contra de la violencia. No hay que tenerle miedo, en general se le tiene miedo a ese desafío, porque es un delito distinto a todos los demás delitos, hay muchos elementos que están involucrados. Para empezar, la mayor parte de las víctimas de pareja o de violencia intrafamiliar son mujeres, se los digo al tiro porque inmediatamente cuando uno habla esto dicen “pero también hay hombres violentados”, pero son los menos. O sea, de cien denuncias, ochenta y siete son mujeres. Entonces es un delito que tiene a las mujeres, pero que tiene muchos elementos vinculados. Generalmente son mujeres que tiene una dependencia económica y a veces también emocional con su agresor y eso hace difícil romper el círculo. Tampoco vamos a ser un país desarrollado si no damos una batalla muy fuerte en ese sentido.

 

“El rol de la mujer ha cambiado bastante, pero el principal obstáculo es la cultura organizacional y yo creo que mientras más grande la empresa es más difícil, necesita más trabajo.”

 

¿Qué barreras crees que existen en el ámbito profesional para el liderazgo femenino? ¿Realmente está cambiando el rol de la mujer o todavía queda mucho por avanzar?

Ha cambiado bastante, pero el principal obstáculo es la cultura organizacional y yo creo que mientras más grande la empresa es más difícil, necesita más trabajo. Cuando converso con gerentes de algunas empresas grandes me dicen “nosotros queremos, estamos tratando, pero nos cuesta, por ejemplo en las plantas nos cuesta que la gerenta de planta sea mujer”. Yo creo que faltan dos cosas bien importantes: uno el cambio de cultura, o sea que las empresas entiendan que es un win win, que si ellos van derribando las barreras en esta materia, por supuesto que genera oportunidades para las mujeres, justicia para las mujeres, para las trabajadoras en los niveles que sea, genera un espacio de mucha credibilidad para las empresas y también una ganancia desde el punto de vista de la diversidad y de la integración. Lo otro importante es que nosotros seamos un país verdaderamente con una cultura de co-responsabilidad desde la perspectiva de la familia.

¿Cómo te inspiras para liderar?

Yo observo harto y mi inspiración más potente fue formar parte, en el primer gobierno de Sebastián Piñera, del equipo de Cristián Larroulet y de un mini equipo de Gonzalo Blumel, quien fue jefe mío por ocho años. Ellos son personas que tienen una característica muy importante: son formadores y conductores de equipos y esa es una fuente a la que yo vuelvo permanentemente “a ver, cuando estábamos en esta situación cómo lo hacíamos”,  lo tengo bastante grabado. No tengo lecturas, tengo más bien experiencias y pregunto mucho también.

¿Quiénes han sido tus mentores en el plano personal y político, y por qué?

Yo tengo varios mentores, pero los principales son los cuatro que te voy a nombrar ahora: María Angélica Christi; yo trabajé 20 años con ella, ella es una mentora importante en mi vida,  yo estaba en política desde antes de conocerla y me invitó a ser parte de esta vida full time, no “de a ratitos”. Yo tenía una pega distinta, estaba en otra cosa, nada que ver, contenta y ella me invitó a que formara parte de su equipo. Ella estaba rearmando su equipo, me invitó con harta insistencia y yo le hice caso y ella me generó esa oportunidad y aprendí muchísimas cosas, especialmente de lo que significa el mundo de la vulnerabilidad, la pobreza, la vida de la inmensa mayoría de los chilenos. Nos metimos en el tema de la mujer, ella es autora y coautora de varias leyes en Chile, tiene varias reformas de las pensiones de alimentos, ella y María Antonieta Saa y Adriana Muñoz, hoy en día Senadora,  es autora de la ley de acoso sexual laboral. Después tengo un mentor que se llama Sebastián Piñera, por supuesto, yo creo que todos los ministros lo tenemos, no se lo proponen ellos,  pero cuando un Presidente de la República te nombra ministro, está haciendo lo que en política puede ser la máxima de las mentorías. Te está poniendo en un lugar con una enorme responsabilidad y visibilidad. En mi opinión, no puede haber un espacio de mentoría más claro que ese. Y en formación y aprendizaje Cristián Larroulet y Gonzalo Blumel, a pesar de que Gonzalo es mucho menor que yo. Yo necesitaba la mirada de los más jóvenes.

¿Qué podrías destacar sobre el trabajar en equipo?

Es que mi gabinete es lo máximo. Son comprometidos a toda prueba, comprometidos con una causa, realmente a toda prueba y muy afectuosos conmigo, tengo que reconocerlo. Me siento acompañada. Son pocos, comparados con otros equipos ministeriales, ellos saben que son pocos, pero son muy aperrados y yo me siento muy tranquila en ese sentido, confío 100% en su lealtad y en su capacidad de trabajo. Y cuando ha habido un problema o alguna cosa que corregir, yo reservadamente invito a esa persona a tomarse un café y me doy cuenta que intenta corregirlo. Ahora, ha sido muy pocas veces en estos meses, han sido muy contadas y muy clarito lo que ha pasado, pero yo destaco el compromiso con la causa, la lealtad y la capacidad de trabajo, porque somos pocos y la pega es mucha, nosotros tenemos una agenda súper pesada y eso lo quiero destacar. Y además entre ellos han desarrollado un muy buen equipo, son súper amigos o por lo menos eso es lo que veo yo, no hay conflicto. En esto creo que influye mucho el liderazgo. Fue lo primero que les dije “conflictos afuera miles… o sea, administrar conflictos dentro, ninguna posibilidad, así que los evitan o no pueden formar parte de este equipo” y parece que me hicieron caso (risas).

 

Lanzamiento libro “Del Bienestar al Alto Rendimiento”

Cómo alcanzar y sostener un alto rendimiento profesional basado en una mirada multidimensional del bienestar personal.

El 06 de agosto, el Hotel Cumbres de Vitacura fue el escenario en el cual se realizó la presentación del libro “Del Bienestar al Alto Rendimiento” – Editorial Ril – de Gabriel Lama. El evento contó con la participación de Pablo Plá, director ejecutivo de The Global Leadership Institute, quien dio la bienvenida a los asistentes y presentó a Alberto Escobar, Antropólogo Social Máster en comunicación estratégica, Gerente en Automóvil Club de Chile, el que hizo la introducción a la charla que posteriormente realizó Gabriel Lama.

El evento contó con la asistencia de un amplio público, entre los cuales se encontraban gerentes generales de importantes organizaciones de nuestro país, clientes de The Global Leadership Institute, familiares y amigos del autor.

En palabras de Jorge Morales, CEO en Seeing Machines Región Andina: “En este libro se plasma de manera muy potente lo que significa realmente el bienestar en las personas para que puedan alcanzar un rendimiento de excelencia”.

Gabriel Lama se refiere a su libro como un resumen de sus experiencias deportivas, como gerente comercial de una empresa multinacional y finalmente como coach ejecutivo, en donde ha puesto en práctica todos los aprendizajes adquiridos como deportista y como profesional del alto rendimiento.

El libro trae una serie de modelos, reflexiones y preguntas que buscan conectar al lector con el propósito de generar hábitos más saludables y de cambiar algunos hábitos, que les permitan asegurar un bienestar personal y que los lleve a lograr un alto rendimiento tanto en el ámbito personal como el ámbito profesional.

Actualmente el libro, en formato físico, se encuentra en las principales librerías del país.

Si quieres profundizar sobre la temática del libro puedes comunicarte con el autor en golama@tgli.cl

 

 

 

Entrevista a Juan Ignacio Eyzaguirre

Juan Ignacio Eyzaguirre, Gerente General de Vistage Chile

“El líder tiene que ser ejemplo, no puede ser solo una persona que habla sobre las cosas que tienen que ser hechas para después actuar en completa disonancia con lo que dice”

¿Quién es Juan Ignacio Eyzaguirre y qué te define como persona?

Bueno yo soy chileno, casado, tengo 4 hijos, acabo de cumplir 36 años de matrimonio… con la misma mujer, (risas) felizmente casado.  Soy ingeniero civil de la Universidad de Chile y también tengo un post título de Filosofía en la Universidad de los Andes. Tengo dos carreras que son bien antagónicas pero que se complementan muy bien, la parte técnica que tiene que ver con la ingeniería, con la parte de la filosofía que tiene que ver más con los fundamentos básicos del ser humano. He sido un profesional de la industria financiera toda mi vida, hasta que cumplí 50 años y ahí me independicé para formar Vistage.

Soy una persona simple, con sus valores muy claros en términos de lo que ando buscando en la vida y de hacer las cosas que me gustan. A pesar de ser ingeniero civil, soy una persona que siempre ha estado enfocado en las personas, ya que son el elemento clave para que las cosas funcionen, me gusta estar siempre aprendiendo, desarrollándome, mejorando y ayudando a otras personas a hacer lo mismo.

¿Si tuvieras que definirte en una frase cual sería?

Esta es de las preguntas más difíciles que me puedes haber hecho (risas),  en una frase… es como el epitafio… mmm en una frase sería:  Soy una persona honesta, que trata de ser cada vez mejor tanto a nivel profesional como personal, y que le gusta ayudar a las demás personas a desarrollarse, tanto a nivel familiar como a nivel profesional… mi trabajo hoy día, básicamente se trata de que otras personas logren sus objetivos.

Mencionaste algo de Vistage… ¿Cómo nace Vistage Chile?

Vistage a nivel global es una compañía que nació en Estado Unidos hace 60 años, en Wisconsin, y después con el tiempo fue creciendo hasta convertirse hoy día en la mayor organización mundial de CEOs. y yo tengo la licencia para Chile.

Vistage Chile nació producto de que yo siendo profesional, siendo empleado de una compañía multinacional que es Principal Financial Group,  fui asignado como gerente general en Argentina, y ahí fui miembro de Vistage, fui cliente de Vistage Argentina los 3 años que estuve viviendo allá, del 2000 al 2002. Me pareció una experiencia increíblemente buena, una compañía que tenía una oferta de valor muy atractiva y de ahí surgió la inquietud de que, a futuro, cuando yo dejara de ser un empleado de una corporación, pudiera desarrollar esto como una actividad independiente. Y esa oportunidad llego algunos años después, básicamente en el 2008 aproximadamente, en que yo me salí de mundo corporativo y empecé a probar como era esto de ser emprendedor y de tener Vistage como mí compañía, logré tener la licencia para Chile ese año y empezamos a probar el sistema. Con muchos problemas, altos y bajos, como cualquier emprendimiento y el año 2012  ya me dediqué 100% al tema de Vistage, así que en teoría llevamos casi 10 años, pero llevamos 6 de trabajo 100% focalizado, haciendo y desarrollando exactamente el mismo modelo que hace Vistage en todo los países del mundo donde opera, que es un modelo, una dinámica de trabajo que ayuda a los gerentes generales a ser más efectivos y más eficiente en el manejo de sus empresas.

¿Qué implica ser miembro de Vistage?

Ser miembro de Vistage significa participar de una comunidad de líderes que se ayudan mutuamente a crecer, eso es básicamente si lo puedo poner en una frase.  Estamos enfocados en los gerentes generales, los números 1, que son seres muy solitarios, que sufren la llamada “soledad del cargo” permanentemente y por lo tanto tienen que enfrentar todos los días problemas de diferente índole a los cuales ellos no tienen todas las respuestas, por lo tanto, nosotros les proveemos de un grupo de pares, números 1 de distintas empresas de distintos rubros que se juntan a trabajar colaborativamente entre ellos para resolver sus problemas. Se produce ahí una sinergia de conocimiento, de experiencia, de visiones, de puntos de vista, que hace finalmente que las decisiones tomadas en este grupo sean mucho mejores que las decisiones tomadas en forma individual. En esencia lo que nosotros hacemos en las reuniones grupales, es ayudar a los números 1 a tomar mejores decisiones, el gerente general está en el negocio de la toma de decisiones, nosotros los ayudamos a tomar mejores decisiones y después los ayudamos y los acompañamos en la implementación de esas decisiones para tener mejores resultados en su empresa.

Ser miembro de Vistage significa participar en estas dinámicas de trabajo, participar activamente y colaborativamente para que los demás te ayuden a ti en la toma de decisiones en tu empresa, pero que tu a su vez ayudas a los demás en la toma de decisiones de ellos en sus propias empresas, es un grupo colaborativo de un grupo de personas que se ayudan mutuamente a crecer.

A partir del tiempo que llevas trabajando con Gerentes Generales y de las miradas que has podido tener ¿Cuál sería hoy tu definición de liderazgo?

Mi definición de liderazgo tiene que ver con la capacidad de poder movilizar a otros a que hagan las cosas a las que están llamados a hacer. En el ámbito de la empresa el líder, por supuesto, tiene que alinear a sus empleados para conseguir los objetivos de la empresa, lo cual es un ámbito. Pero tiene que hacerlo a través de la motivación, no de la imposición.

Un buen líder incorpora también en ese proceso la faceta adicional, no  es tan solo alinearlo para que el empleado haga las cosas que tiene que hacer para conseguir los objetivos de la empresa, sino que también haga lo necesario para que él consiga sus objetivos profesionales y personales, en ese sentido servir de referente es un papel fundamental en los líderes, el líder tiene que ser ejemplo, no puede ser solo una persona que habla las cosas que tienen que ser hechas para después actuar en completa disonancia con lo que dice, el líder tiene que ser una persona que tiene que ser capaz de motivar, de entusiasmar, de dirigir, pero además de enseñar con el ejemplo, no solamente con lo que dice, y es ahí en donde está el gran desafío, en ser consecuente entre lo que se dice y lo que se hace.  Ya que eso es demasiado evidente cuando no están alineados.

¿Cuáles son las competencias fundamentales que potencian ese liderazgo?

Las competencias fundamentales son: primero la capacidad de visión de largo plazo, hacia dónde queremos ir, qué es lo que queremos construir, qué es lo que queremos lograr, debe tener la capacidad de poder visualizarlo. El tema de las imágenes es una cuestión muy potente, muy llamativa y además es muy convocante, por lo tanto, el líder tiene que ser capaz de imaginar a donde queremos llegar. Son muy típicos los ejemplos del deporte, en que queremos subir la montaña, queremos subir al Everest, muy típico en ese ámbito, pero a nivel de empresa ¿Cuál es ese Everest? Hay que definirlo bien. Segundo, una capacidad de convencimiento y de motivación que llame a la gente a actuar junto contigo, alguien que impulse la motivación, y que lo sepa comunicar, no es que el líder sea el rey de las comunicaciones pero si no tiene capacidad de comunicación es muy difícil que pueda convocar, tiene que ser una persona que entusiasme con la palabra, con los hechos, con la integración de la gente y lo tercero es que efectivamente aglutine, aglutine a su equipo, hoy día una persona sola no hace nada, todo lo hacen los equipos y en ese sentido aglutinar equipos detrás tuyo es una competencia fundamental  y esa capacidad  tiene que ver con las condiciones que vimos anteriormente. La capacidad de comunicar, esa visualización de lo que queremos hacer y donde queremos llegar es fundamental.

 ¿Qué implica para ti el liderar un grupo de líderes?

Un tremendo desafío. Dicen los expertos que entre más arriba estés en la organización es más difícil dirigir ese grupo de personas. Cuando uno dirige un equipo ejecutivo es bastante difícil, nosotros estamos liderando a los números 1 de las organizaciones, que es el nivel más alto de las compañías y es un tremendo desafío, sobre todo lo que los gringos llaman mantenerlos “accountable” mantenerlos responsables de las cosas que dicen y las cosas que hacen. Eso es lo más difícil porque los números 1 de empresas, sobre todo los dueños que no le responden a nadie son muy volátiles, dicen cosas y después no las cumplen y no hay nadie que les exija ningún tipo de cumplimiento. En estos grupos lo que nosotros hacemos es mantenerlos responsables de las cosas que hacen y dicen. Eso es un gran desafío y el desafío es porque uno no puede imponerse por la fuerza por que uno no es jefe de ellos y si tratamos de imponernos por la fuerza los vamos a perder, pero tampoco podemos hacerlo a través de la sumisión “bueno como son nuestros clientes hacemos lo que ellos quieran” eso es un suicidio profesional, por lo tanto hay que hacerlo a través de un liderazgo moral de ganarse el respeto de ellos a través de la forma en que los dirigimos, a través de la forma en que conversamos, a través de la forma en que trabajamos, esa es la única forma.

Si pudieras destacar un aprendizaje de lo que ha significado Vistage para ti ¿Cuál sería?

Que la humildad es uno de los mejores maestros, los números uno están en una posición muy privilegiada desde todo punto de vista, además en una posición muy glamorosa y todo el mundo los mira con cierta envidia, todo el mundo quiere llegar allá y nadie sabe lo que significa estar allá arriba, y eso es muy cierto, pero lo peor es creerse el cuento de que estando ahí ya tienes todo cumplido y eres el dueño de la verdad, ese es un camino cierto para el fracaso.

La humildad en cambio es un buen maestro en el sentido de que la verdad nunca está en uno mismo sino que la verdad se consigue entre todos, no creerse el dueño de la verdad, sino que siempre pensar que las cosas se pueden hacer un poquito mejor, buscar apoyos… es un buen elemento y en Vistage es un elemento fundamental, cultivamos la humildad por que sabemos en los grupos que la verdad a la cual llegamos todos o a la decisión a la que llegamos todos siempre, y se ha demostrado, es mucho mejor que la decisión que cada uno toma en forma individual, por lo tanto la humildad es un elemento fundamental y lo recomiendo como un muy buen camino y una muy buena virtud que hay que cultivar.

¿Cuáles consideras tu que son los principales desafíos a los que se ven enfrentados los líderes hoy?

Hoy día son muchos, desde el punto de vista profesional, empresarial, el nivel de competencia que hay en el mercado, el nivel de apertura que hay, el nivel de transparencia que se exige, hace que las actitudes empresariales sean distintas a como eran antes y hay que acomodarse a esos tiempos, lo mismo a nivel profesional, hoy día estamos con tantos desafíos en términos del empoderamiento de la gente, el empoderamiento de los empleados, la gente en general digamos, los famosos milenians que vienen con sus visiones distintas para manejar las empresas y los lideres que son normalmente generaciones un poquito anteriores, tienen que acomodarse a esos cambios y lo mismo a nivel personal, nosotros siempre en Vistage vemos  los 3 niveles en forma interactiva, y me refiero al nivel empresarial, profesional y personal, y a nivel personal estamos sometidos a un montón de exigencias y expectativas que hay que cumplir tanto desde el punto de vista de los empleados de los accionistas, la familia, de uno mismo, estamos sometidos a una presión gigantesca por todos lados y hay que acomodarse a ella, y la mejor forma de acomodarse a ella es tener claro cuales son esos desafíos, saber que se pueden cumplir a través de un camino de desarrollo largo, no de soluciones automáticas y ponerse como desafío el seguir creciendo, declararse en “proceso de desarrollo” por así decirlo, no tener las soluciones ya hechas. Los desafíos son permanentes, son cambiantes en el tiempo, por lo tanto uno no puede quedarse tranquilo pensando que ya esta la tarea hecha y que después tiene que administrar sino que la tarea siempre está por hacerse.

¿Cuál es el legado que te gustaría dejar?

El legado tiene que ver con los propósitos y a mí me gusta mucho un propósito que desarrollamos en Vistage hace algún tiempo atrás y que tiene que ver con los propósitos personales. Mi propósito personal es producir un impacto significativo en la empresa y en la vida de las personas, cada vez que conversamos con ellas, ese es nuestro propósito en Vistage.

¿Y qué es un impacto significativo?

Que tiene resultados positivos en línea con lo que son sus objetivos trascendentales, si logramos eso yo estaría feliz. Si alguien puede decir, y yo lo he escuchado, que  el estar en Vistage le ha significado lograr objetivos que nunca hubiera podido lograr solo, me doy por pagado, y en eso estamos, produciendo impactos significativos en la vida de las personas cada vez que interactuamos con ellas.

mosorio@tgli.cl

¡Puedes escribirnos!