Comunicado aclaratorio

Santiago, 05 de septiembre de 2018

Con relación a la entrevista realizada el martes 04 de septiembre por CNN Chile a Francisco Armanet, en la cual señalan que el Sr. Armanet es Director de The Global Leadership Institute, nos permitimos aclarar que, si bien fue uno de los socios fundadores de TGLI, desde el año 2016 dejó de ser accionista y Director de la empresa para dedicarse a otros proyectos personales.

The Global Leadership Institute declara no tener hoy ningún tipo de vínculo societario ni laboral con el señor Francisco Armanet. Lamentamos el error en la información entregada por el mencionado canal de noticias.

Pablo Plá

Director de The Global Leadership Institute

Entrevista a la Ministra Isabel Plá

Isabel Plá, Ministra de la Mujer y de la Equidad de Género

Nosotros queremos dejar una huella muy importante de modernidad y equidad en la forma de relacionarnos mujeres y hombres en Chile”

Continuando con nuestro ciclo de entrevistas, en esta oportunidad, nos reunimos con la Ministra Isabel Plá, con quien tuvimos una grata conversación acerca de su liderazgo y los desafíos que deberá abordar desde su cargo.

¿Qué significa para ti ser la actual Ministra de la Mujer y de la Equidad de Género?

 Ser Ministra de la mujer y de la equidad de género significa una enorme responsabilidad, un honor y un desafío demasiado importante para mí y para el país, porque nosotros creemos de verdad que para saltar a ser un país desarrollado, debemos resolver las brechas que venimos todavía arrastrando en los temas de mujer, que se han ido resolviendo, se han ido abordando en las últimas décadas, pero todavía hay una brecha muy importante y significativa en casi todo orden de cosas, desde la ley, acceso al trabajo, brecha salarial, en pensión, en fin, en prácticamente todo.

De todos tus atributos, ¿cuáles son en tu opinión los más importantes para este cargo, como persona y como profesional? 

He aprendido a convocar, a formar y a empoderar equipos. Eso es algo que pienso que en estos meses me ha ayudado. Además soy una persona bien disciplinada en mi vida, para levantarme muy temprano, para trabajar, para estudiar: yo he ido cultivando la disciplina… con los años he ido convirtiéndome en una persona disciplinada a lo que he sumado la experiencia política.

¿Qué define a una mujer líder hoy en nuestro país? 

Son bien identificables, no quiere decir que no hayan otros elementos del perfil  o atributos que la identifiquen, pero yo encuentro que hay algunos bien importantes: primero, normalmente son mujeres muy abiertas al cambio, que de una manera muy conciliadora impulsan cambios movilizadores y positivos; segundo son mujeres muy conectadas con lo que pasa en el país y normalmente ese liderazgo no es para ellas, no se lo proyectan para ellas mismas, siempre tienen un link con algo de la sociedad civil. Muchas veces forman parte de las organizaciones sindicales en el caso de las trabajadoras, o de sus propios gremios. Casi siempre ese liderazgo está bien expresado en tener una participación adicional a su trabajo remunerado. Y lo otro, las mujeres líderes en Chile, las que yo identifico, con las que yo me topo todos los días, son convocantes, y siempre hay un pretexto para hacerlo, un seminario, un foro, una mesa técnica. Son convocantes para comprometer. Algo puede haber en el ambiente, pero alguien tiene que conducirlo. Yo me junto mucho con líderes, las dirigentes del gremio, de sindicatos, las asociaciones, de fiscales, de justicia. Nosotros somos un ministerio que entre otras cosas impulsa el liderazgo de las mujeres en todas las áreas.

¿Cuáles son tus principales metas para el período que estarás ejerciendo como Ministra de la Mujer y Equidad de Género?

Nosotros tenemos una hoja de ruta que tiene cuatro pilares, si nosotros logramos concretar al menos una política en cada uno de esos cuatro pilares yo me voy a sentir muy satisfecha. En el primer gobierno del Presidente Piñera nosotros dejamos una huella en esta materia en temas que en ese entonces eran muy relevantes, como por ejemplo duplicar el permiso del tiempo post natal, que es una demanda muy transversal, terminar de tramitar la ley de femicidio, que también era una demanda muy simbólica, que fue un proyecto que se inició en el primer gobierno de la Presidenta Bachelet que cuando nosotros llegamos al gobierno estaba en comisión mixta, en un proceso que necesitaba mucho acuerdo y nosotros fuimos capaces de impulsarlo y se promulgó esa ley. En esta etapa nosotros queremos dejar una huella muy importante de modernidad y equidad en la forma de relacionarnos mujeres y hombres en Chile. Yo estaría feliz si logramos cerrar varias brechas en la ley, por ejemplo si logramos modernizar la sociedad conyugal, si logramos concretar la reforma de la sala cuna, que va a terminar con la discriminación en que solo tienen derecho a sala cuna las trabajadoras que están en empresas que tienen 19 trabajadoras o menos. Un desafío ya más de país y de gobierno y que compartimos con el Presidente, bueno todos son compartidos con el Presidente por supuesto, son los desafíos de él, pero que compartimos muy especialmente con el Ministro del Interior Andrés Chadwick, es dar una batalla muy dura en contra de la violencia. No hay que tenerle miedo, en general se le tiene miedo a ese desafío, porque es un delito distinto a todos los demás delitos, hay muchos elementos que están involucrados. Para empezar, la mayor parte de las víctimas de pareja o de violencia intrafamiliar son mujeres, se los digo al tiro porque inmediatamente cuando uno habla esto dicen “pero también hay hombres violentados”, pero son los menos. O sea, de cien denuncias, ochenta y siete son mujeres. Entonces es un delito que tiene a las mujeres, pero que tiene muchos elementos vinculados. Generalmente son mujeres que tiene una dependencia económica y a veces también emocional con su agresor y eso hace difícil romper el círculo. Tampoco vamos a ser un país desarrollado si no damos una batalla muy fuerte en ese sentido.

 

“El rol de la mujer ha cambiado bastante, pero el principal obstáculo es la cultura organizacional y yo creo que mientras más grande la empresa es más difícil, necesita más trabajo.”

 

¿Qué barreras crees que existen en el ámbito profesional para el liderazgo femenino? ¿Realmente está cambiando el rol de la mujer o todavía queda mucho por avanzar?

Ha cambiado bastante, pero el principal obstáculo es la cultura organizacional y yo creo que mientras más grande la empresa es más difícil, necesita más trabajo. Cuando converso con gerentes de algunas empresas grandes me dicen “nosotros queremos, estamos tratando, pero nos cuesta, por ejemplo en las plantas nos cuesta que la gerenta de planta sea mujer”. Yo creo que faltan dos cosas bien importantes: uno el cambio de cultura, o sea que las empresas entiendan que es un win win, que si ellos van derribando las barreras en esta materia, por supuesto que genera oportunidades para las mujeres, justicia para las mujeres, para las trabajadoras en los niveles que sea, genera un espacio de mucha credibilidad para las empresas y también una ganancia desde el punto de vista de la diversidad y de la integración. Lo otro importante es que nosotros seamos un país verdaderamente con una cultura de co-responsabilidad desde la perspectiva de la familia.

¿Cómo te inspiras para liderar?

Yo observo harto y mi inspiración más potente fue formar parte, en el primer gobierno de Sebastián Piñera, del equipo de Cristián Larroulet y de un mini equipo de Gonzalo Blumel, quien fue jefe mío por ocho años. Ellos son personas que tienen una característica muy importante: son formadores y conductores de equipos y esa es una fuente a la que yo vuelvo permanentemente “a ver, cuando estábamos en esta situación cómo lo hacíamos”,  lo tengo bastante grabado. No tengo lecturas, tengo más bien experiencias y pregunto mucho también.

¿Quiénes han sido tus mentores en el plano personal y político, y por qué?

Yo tengo varios mentores, pero los principales son los cuatro que te voy a nombrar ahora: María Angélica Christi; yo trabajé 20 años con ella, ella es una mentora importante en mi vida,  yo estaba en política desde antes de conocerla y me invitó a ser parte de esta vida full time, no “de a ratitos”. Yo tenía una pega distinta, estaba en otra cosa, nada que ver, contenta y ella me invitó a que formara parte de su equipo. Ella estaba rearmando su equipo, me invitó con harta insistencia y yo le hice caso y ella me generó esa oportunidad y aprendí muchísimas cosas, especialmente de lo que significa el mundo de la vulnerabilidad, la pobreza, la vida de la inmensa mayoría de los chilenos. Nos metimos en el tema de la mujer, ella es autora y coautora de varias leyes en Chile, tiene varias reformas de las pensiones de alimentos, ella y María Antonieta Saa y Adriana Muñoz, hoy en día Senadora,  es autora de la ley de acoso sexual laboral. Después tengo un mentor que se llama Sebastián Piñera, por supuesto, yo creo que todos los ministros lo tenemos, no se lo proponen ellos,  pero cuando un Presidente de la República te nombra ministro, está haciendo lo que en política puede ser la máxima de las mentorías. Te está poniendo en un lugar con una enorme responsabilidad y visibilidad. En mi opinión, no puede haber un espacio de mentoría más claro que ese. Y en formación y aprendizaje Cristián Larroulet y Gonzalo Blumel, a pesar de que Gonzalo es mucho menor que yo. Yo necesitaba la mirada de los más jóvenes.

¿Qué podrías destacar sobre el trabajar en equipo?

Es que mi gabinete es lo máximo. Son comprometidos a toda prueba, comprometidos con una causa, realmente a toda prueba y muy afectuosos conmigo, tengo que reconocerlo. Me siento acompañada. Son pocos, comparados con otros equipos ministeriales, ellos saben que son pocos, pero son muy aperrados y yo me siento muy tranquila en ese sentido, confío 100% en su lealtad y en su capacidad de trabajo. Y cuando ha habido un problema o alguna cosa que corregir, yo reservadamente invito a esa persona a tomarse un café y me doy cuenta que intenta corregirlo. Ahora, ha sido muy pocas veces en estos meses, han sido muy contadas y muy clarito lo que ha pasado, pero yo destaco el compromiso con la causa, la lealtad y la capacidad de trabajo, porque somos pocos y la pega es mucha, nosotros tenemos una agenda súper pesada y eso lo quiero destacar. Y además entre ellos han desarrollado un muy buen equipo, son súper amigos o por lo menos eso es lo que veo yo, no hay conflicto. En esto creo que influye mucho el liderazgo. Fue lo primero que les dije “conflictos afuera miles… o sea, administrar conflictos dentro, ninguna posibilidad, así que los evitan o no pueden formar parte de este equipo” y parece que me hicieron caso (risas).

 

Lanzamiento libro “Del Bienestar al Alto Rendimiento”

Cómo alcanzar y sostener un alto rendimiento profesional basado en una mirada multidimensional del bienestar personal.

El 06 de agosto, el Hotel Cumbres de Vitacura fue el escenario en el cual se realizó la presentación del libro “Del Bienestar al Alto Rendimiento” – Editorial Ril – de Gabriel Lama. El evento contó con la participación de Pablo Plá, director ejecutivo de The Global Leadership Institute, quien dio la bienvenida a los asistentes y presentó a Alberto Escobar, Antropólogo Social Máster en comunicación estratégica, Gerente en Automóvil Club de Chile, el que hizo la introducción a la charla que posteriormente realizó Gabriel Lama.

El evento contó con la asistencia de un amplio público, entre los cuales se encontraban gerentes generales de importantes organizaciones de nuestro país, clientes de The Global Leadership Institute, familiares y amigos del autor.

En palabras de Jorge Morales, CEO en Seeing Machines Región Andina: “En este libro se plasma de manera muy potente lo que significa realmente el bienestar en las personas para que puedan alcanzar un rendimiento de excelencia”.

Gabriel Lama se refiere a su libro como un resumen de sus experiencias deportivas, como gerente comercial de una empresa multinacional y finalmente como coach ejecutivo, en donde ha puesto en práctica todos los aprendizajes adquiridos como deportista y como profesional del alto rendimiento.

El libro trae una serie de modelos, reflexiones y preguntas que buscan conectar al lector con el propósito de generar hábitos más saludables y de cambiar algunos hábitos, que les permitan asegurar un bienestar personal y que los lleve a lograr un alto rendimiento tanto en el ámbito personal como el ámbito profesional.

Actualmente el libro, en formato físico, se encuentra en las principales librerías del país.

Si quieres profundizar sobre la temática del libro puedes comunicarte con el autor en golama@tgli.cl

 

 

 

Entrevista a Juan Ignacio Eyzaguirre

Juan Ignacio Eyzaguirre, Gerente General de Vistage Chile

“El líder tiene que ser ejemplo, no puede ser solo una persona que habla sobre las cosas que tienen que ser hechas para después actuar en completa disonancia con lo que dice”

¿Quién es Juan Ignacio Eyzaguirre y qué te define como persona?

Bueno yo soy chileno, casado, tengo 4 hijos, acabo de cumplir 36 años de matrimonio… con la misma mujer, (risas) felizmente casado.  Soy ingeniero civil de la Universidad de Chile y también tengo un post título de Filosofía en la Universidad de los Andes. Tengo dos carreras que son bien antagónicas pero que se complementan muy bien, la parte técnica que tiene que ver con la ingeniería, con la parte de la filosofía que tiene que ver más con los fundamentos básicos del ser humano. He sido un profesional de la industria financiera toda mi vida, hasta que cumplí 50 años y ahí me independicé para formar Vistage.

Soy una persona simple, con sus valores muy claros en términos de lo que ando buscando en la vida y de hacer las cosas que me gustan. A pesar de ser ingeniero civil, soy una persona que siempre ha estado enfocado en las personas, ya que son el elemento clave para que las cosas funcionen, me gusta estar siempre aprendiendo, desarrollándome, mejorando y ayudando a otras personas a hacer lo mismo.

¿Si tuvieras que definirte en una frase cual sería?

Esta es de las preguntas más difíciles que me puedes haber hecho (risas),  en una frase… es como el epitafio… mmm en una frase sería:  Soy una persona honesta, que trata de ser cada vez mejor tanto a nivel profesional como personal, y que le gusta ayudar a las demás personas a desarrollarse, tanto a nivel familiar como a nivel profesional… mi trabajo hoy día, básicamente se trata de que otras personas logren sus objetivos.

Mencionaste algo de Vistage… ¿Cómo nace Vistage Chile?

Vistage a nivel global es una compañía que nació en Estado Unidos hace 60 años, en Wisconsin, y después con el tiempo fue creciendo hasta convertirse hoy día en la mayor organización mundial de CEOs. y yo tengo la licencia para Chile.

Vistage Chile nació producto de que yo siendo profesional, siendo empleado de una compañía multinacional que es Principal Financial Group,  fui asignado como gerente general en Argentina, y ahí fui miembro de Vistage, fui cliente de Vistage Argentina los 3 años que estuve viviendo allá, del 2000 al 2002. Me pareció una experiencia increíblemente buena, una compañía que tenía una oferta de valor muy atractiva y de ahí surgió la inquietud de que, a futuro, cuando yo dejara de ser un empleado de una corporación, pudiera desarrollar esto como una actividad independiente. Y esa oportunidad llego algunos años después, básicamente en el 2008 aproximadamente, en que yo me salí de mundo corporativo y empecé a probar como era esto de ser emprendedor y de tener Vistage como mí compañía, logré tener la licencia para Chile ese año y empezamos a probar el sistema. Con muchos problemas, altos y bajos, como cualquier emprendimiento y el año 2012  ya me dediqué 100% al tema de Vistage, así que en teoría llevamos casi 10 años, pero llevamos 6 de trabajo 100% focalizado, haciendo y desarrollando exactamente el mismo modelo que hace Vistage en todo los países del mundo donde opera, que es un modelo, una dinámica de trabajo que ayuda a los gerentes generales a ser más efectivos y más eficiente en el manejo de sus empresas.

¿Qué implica ser miembro de Vistage?

Ser miembro de Vistage significa participar de una comunidad de líderes que se ayudan mutuamente a crecer, eso es básicamente si lo puedo poner en una frase.  Estamos enfocados en los gerentes generales, los números 1, que son seres muy solitarios, que sufren la llamada “soledad del cargo” permanentemente y por lo tanto tienen que enfrentar todos los días problemas de diferente índole a los cuales ellos no tienen todas las respuestas, por lo tanto, nosotros les proveemos de un grupo de pares, números 1 de distintas empresas de distintos rubros que se juntan a trabajar colaborativamente entre ellos para resolver sus problemas. Se produce ahí una sinergia de conocimiento, de experiencia, de visiones, de puntos de vista, que hace finalmente que las decisiones tomadas en este grupo sean mucho mejores que las decisiones tomadas en forma individual. En esencia lo que nosotros hacemos en las reuniones grupales, es ayudar a los números 1 a tomar mejores decisiones, el gerente general está en el negocio de la toma de decisiones, nosotros los ayudamos a tomar mejores decisiones y después los ayudamos y los acompañamos en la implementación de esas decisiones para tener mejores resultados en su empresa.

Ser miembro de Vistage significa participar en estas dinámicas de trabajo, participar activamente y colaborativamente para que los demás te ayuden a ti en la toma de decisiones en tu empresa, pero que tu a su vez ayudas a los demás en la toma de decisiones de ellos en sus propias empresas, es un grupo colaborativo de un grupo de personas que se ayudan mutuamente a crecer.

A partir del tiempo que llevas trabajando con Gerentes Generales y de las miradas que has podido tener ¿Cuál sería hoy tu definición de liderazgo?

Mi definición de liderazgo tiene que ver con la capacidad de poder movilizar a otros a que hagan las cosas a las que están llamados a hacer. En el ámbito de la empresa el líder, por supuesto, tiene que alinear a sus empleados para conseguir los objetivos de la empresa, lo cual es un ámbito. Pero tiene que hacerlo a través de la motivación, no de la imposición.

Un buen líder incorpora también en ese proceso la faceta adicional, no  es tan solo alinearlo para que el empleado haga las cosas que tiene que hacer para conseguir los objetivos de la empresa, sino que también haga lo necesario para que él consiga sus objetivos profesionales y personales, en ese sentido servir de referente es un papel fundamental en los líderes, el líder tiene que ser ejemplo, no puede ser solo una persona que habla las cosas que tienen que ser hechas para después actuar en completa disonancia con lo que dice, el líder tiene que ser una persona que tiene que ser capaz de motivar, de entusiasmar, de dirigir, pero además de enseñar con el ejemplo, no solamente con lo que dice, y es ahí en donde está el gran desafío, en ser consecuente entre lo que se dice y lo que se hace.  Ya que eso es demasiado evidente cuando no están alineados.

¿Cuáles son las competencias fundamentales que potencian ese liderazgo?

Las competencias fundamentales son: primero la capacidad de visión de largo plazo, hacia dónde queremos ir, qué es lo que queremos construir, qué es lo que queremos lograr, debe tener la capacidad de poder visualizarlo. El tema de las imágenes es una cuestión muy potente, muy llamativa y además es muy convocante, por lo tanto, el líder tiene que ser capaz de imaginar a donde queremos llegar. Son muy típicos los ejemplos del deporte, en que queremos subir la montaña, queremos subir al Everest, muy típico en ese ámbito, pero a nivel de empresa ¿Cuál es ese Everest? Hay que definirlo bien. Segundo, una capacidad de convencimiento y de motivación que llame a la gente a actuar junto contigo, alguien que impulse la motivación, y que lo sepa comunicar, no es que el líder sea el rey de las comunicaciones pero si no tiene capacidad de comunicación es muy difícil que pueda convocar, tiene que ser una persona que entusiasme con la palabra, con los hechos, con la integración de la gente y lo tercero es que efectivamente aglutine, aglutine a su equipo, hoy día una persona sola no hace nada, todo lo hacen los equipos y en ese sentido aglutinar equipos detrás tuyo es una competencia fundamental  y esa capacidad  tiene que ver con las condiciones que vimos anteriormente. La capacidad de comunicar, esa visualización de lo que queremos hacer y donde queremos llegar es fundamental.

 ¿Qué implica para ti el liderar un grupo de líderes?

Un tremendo desafío. Dicen los expertos que entre más arriba estés en la organización es más difícil dirigir ese grupo de personas. Cuando uno dirige un equipo ejecutivo es bastante difícil, nosotros estamos liderando a los números 1 de las organizaciones, que es el nivel más alto de las compañías y es un tremendo desafío, sobre todo lo que los gringos llaman mantenerlos “accountable” mantenerlos responsables de las cosas que dicen y las cosas que hacen. Eso es lo más difícil porque los números 1 de empresas, sobre todo los dueños que no le responden a nadie son muy volátiles, dicen cosas y después no las cumplen y no hay nadie que les exija ningún tipo de cumplimiento. En estos grupos lo que nosotros hacemos es mantenerlos responsables de las cosas que hacen y dicen. Eso es un gran desafío y el desafío es porque uno no puede imponerse por la fuerza por que uno no es jefe de ellos y si tratamos de imponernos por la fuerza los vamos a perder, pero tampoco podemos hacerlo a través de la sumisión “bueno como son nuestros clientes hacemos lo que ellos quieran” eso es un suicidio profesional, por lo tanto hay que hacerlo a través de un liderazgo moral de ganarse el respeto de ellos a través de la forma en que los dirigimos, a través de la forma en que conversamos, a través de la forma en que trabajamos, esa es la única forma.

Si pudieras destacar un aprendizaje de lo que ha significado Vistage para ti ¿Cuál sería?

Que la humildad es uno de los mejores maestros, los números uno están en una posición muy privilegiada desde todo punto de vista, además en una posición muy glamorosa y todo el mundo los mira con cierta envidia, todo el mundo quiere llegar allá y nadie sabe lo que significa estar allá arriba, y eso es muy cierto, pero lo peor es creerse el cuento de que estando ahí ya tienes todo cumplido y eres el dueño de la verdad, ese es un camino cierto para el fracaso.

La humildad en cambio es un buen maestro en el sentido de que la verdad nunca está en uno mismo sino que la verdad se consigue entre todos, no creerse el dueño de la verdad, sino que siempre pensar que las cosas se pueden hacer un poquito mejor, buscar apoyos… es un buen elemento y en Vistage es un elemento fundamental, cultivamos la humildad por que sabemos en los grupos que la verdad a la cual llegamos todos o a la decisión a la que llegamos todos siempre, y se ha demostrado, es mucho mejor que la decisión que cada uno toma en forma individual, por lo tanto la humildad es un elemento fundamental y lo recomiendo como un muy buen camino y una muy buena virtud que hay que cultivar.

¿Cuáles consideras tu que son los principales desafíos a los que se ven enfrentados los líderes hoy?

Hoy día son muchos, desde el punto de vista profesional, empresarial, el nivel de competencia que hay en el mercado, el nivel de apertura que hay, el nivel de transparencia que se exige, hace que las actitudes empresariales sean distintas a como eran antes y hay que acomodarse a esos tiempos, lo mismo a nivel profesional, hoy día estamos con tantos desafíos en términos del empoderamiento de la gente, el empoderamiento de los empleados, la gente en general digamos, los famosos milenians que vienen con sus visiones distintas para manejar las empresas y los lideres que son normalmente generaciones un poquito anteriores, tienen que acomodarse a esos cambios y lo mismo a nivel personal, nosotros siempre en Vistage vemos  los 3 niveles en forma interactiva, y me refiero al nivel empresarial, profesional y personal, y a nivel personal estamos sometidos a un montón de exigencias y expectativas que hay que cumplir tanto desde el punto de vista de los empleados de los accionistas, la familia, de uno mismo, estamos sometidos a una presión gigantesca por todos lados y hay que acomodarse a ella, y la mejor forma de acomodarse a ella es tener claro cuales son esos desafíos, saber que se pueden cumplir a través de un camino de desarrollo largo, no de soluciones automáticas y ponerse como desafío el seguir creciendo, declararse en “proceso de desarrollo” por así decirlo, no tener las soluciones ya hechas. Los desafíos son permanentes, son cambiantes en el tiempo, por lo tanto uno no puede quedarse tranquilo pensando que ya esta la tarea hecha y que después tiene que administrar sino que la tarea siempre está por hacerse.

¿Cuál es el legado que te gustaría dejar?

El legado tiene que ver con los propósitos y a mí me gusta mucho un propósito que desarrollamos en Vistage hace algún tiempo atrás y que tiene que ver con los propósitos personales. Mi propósito personal es producir un impacto significativo en la empresa y en la vida de las personas, cada vez que conversamos con ellas, ese es nuestro propósito en Vistage.

¿Y qué es un impacto significativo?

Que tiene resultados positivos en línea con lo que son sus objetivos trascendentales, si logramos eso yo estaría feliz. Si alguien puede decir, y yo lo he escuchado, que  el estar en Vistage le ha significado lograr objetivos que nunca hubiera podido lograr solo, me doy por pagado, y en eso estamos, produciendo impactos significativos en la vida de las personas cada vez que interactuamos con ellas.

Entrevista a Rodrigo Rojas

Rodrigo Rojas, Director General de Personas de la Universidad San Sebastián     

“Cuando trabajas en potenciar la cultura de tu organización tienes de que estar seguro y convencido que hay otros convencidos de lo mismo”

 Fue un agrado para nosotros este mes el tener la oportunidad de conversar con Rodrigo Rojas, ex Gerente de la Felicidad de Banco Estado Microempresas y actualmente Gerente de Recursos Humanos de la Universidad San Sebastián. Instancia en la cual nos habló sobre la directa relación entre un ejercicio efectivo del liderazgo, la felicidad y el bienestar personal.

¿Quién es Rodrigo Rojas y cómo construye su felicidad? 

Soy una persona que cree firmemente que la felicidad y bienestar personal es parte también de la responsabilidad organizacional que toda institución tiene y debe generar en sus trabajadores. Desde esta perspectiva he aportado con mi experiencia profesional y personal a generar, desde mi posición en la organización, por medio de la generación de políticas y prácticas, las mejores posibilidades de hacer que esta declaración sea realidad. No es un tema fácil de plantear y convencer a quienes son parte de esta decisión, pero estoy convencido que hemos avanzado una enormidad en los últimos 10 años.

Tengo más de 20 años de experiencia laboral en temas de gestión de personas y de felicidad organizacional.  Actualmente ocupo el cargo de director general de Personas de la Universidad San Sebastián, aportando desde mi rol a la generación de las condiciones que permitan y ayuden a que esta institución se posicione como una de las mejores universidades privadas del país.

Mi felicidad la construyo todos los días agradeciendo por lo que tengo y lo que he logrado con mi trabajo.  Soy casado y tengo 3 hermosas hijas, mis padres están presentes y mi familia en general es el pilar y centro del espacio que tengo que me energiza y me hace sentir, como dije, agradecido por lo que tengo. Tengo una red de amigos y compañeros de trabajo con los que también comparto y con quienes me siento cuidado, querido y protegido.

¿En qué se diferencia ser el Director General de Personas de la USS al Gerente de Felicidad, en Banco Estado (BEME)? 

Todas las organizaciones son diferentes y tienen una cultura que las distingue. En este caso, he sido parte de instituciones que son tremendamente apasionadas y muy creativas en lo que hacen y para quién lo hacen, por lo que me han permitido también desplegar mi pasión, amor y creatividad por lo que hago; por supuesto, con los códigos culturales y valóricos que cada una tiene.

Tal vez lo más relevante es que en la anterior, BEME, estuve muchos años, lo que me permitió estar en una empresa de la que fui parte de su crecimiento y desarrollo, de la que me siento constructor y responsable de lo exitosa y maravillosa que fue y es, y espero siga siendo, en materia de gestión de personas y con ello de su tremendo impacto en la gran responsabilidad con la sociedad que tiene como institución pública.

En la Universidad San Sebastián, llevo algo más de un año y estoy aprendiendo muchísimo y sorprendiéndome todos los días de lo que somos capaces de hacer por nuestros estudiantes y trabajadores. Hoy estoy aprendiendo muchas cosas nuevas y creo que estoy aportando desde mi experiencia y conocimiento de los temas de personas, con mayor experiencia, lo que me permite ser un mejor asesor y gestor en muchos temas.

En los procesos de gestión de personas que hemos implementado en el mundo académico, por ejemplo, creo que hemos avanzado muchísimo, algo que me enorgullece y motiva a seguir considerando que somos de las pocas Universidades privadas en Chile que está haciendo gestión moderna de personas en el mundo académico. Lógicamente, nos falta mucho para sentir que somos una universidad Word class en el tema de gestión personas, pero créeme que estamos avanzando en esto y junto a muchas otras personas.

 

“El liderazgo en la gestión de personas es central si quieres que las personas te crean y sientan que lo que estás haciendo es de verdad y tiene sentido”

 

¿Cómo conectarías la gestión de felicidad con el liderazgo? 

El liderazgo es central en la gestión de personas de felicidad organizacional. No sólo me refiero a ser el líder que inspira y lleva a cumplir el sueño organizacional, sino el liderazgo diario, el que requiere y exige que las personas estemos presentes en la vida de los demás ayudando y apoyando a quienes son parte de los equipos que dirigimos y de los que estamos a cargo y somos responsables.

El liderazgo es conectar a las personas con los sueños que tienen y que pueden hacerse realidad por medio o a través del trabajo que tienen, el líder puede hacer bien su trabajo, si y sólo, si es capaz de conectar emociones y generar espacios respetuosos y cariñosos en los que se puede trabajar.

El liderazgo en la gestión de personas es central si quieres que las personas te crean y sientan que lo que estás haciendo es de verdad y tiene sentido y que te haga sentido lo que estamos haciendo juntos.  El liderazgo personal, que se puede expresar de muchas formas, es clave en el proceso de autoconocimiento y con ello, en el conocimiento de los demás.

 

¿Y si hablamos de cultura organizacional?  

Para mí la cultura, dicho en muy simple, es la forma en que hacemos las cosas, en el cómo la hacemos y nuestra mirada de la realidad (institucional) en la que estamos, desde la perspectiva organizacional. La cultura nos hace ver la realidad desde una parcialidad que no siempre nos ayuda a lograr los objetivos organizacionales, si es que la gestionamos desde precisamente esta parcialidad. Si por el contrario somos capaces de gestionarla desde una mirada que la potencie y podamos obtener lo mejor de ella, es probable que la cultura sea la mejor herramienta y valor que la empresa tenga y sea difícilmente imitable y por lo mismo, la gran diferenciación estratégica que una compañía tenga. Como dicen, la estrategia va todos los días a tomar desayuno con la cultura. La cultura de una organización es la que en definitiva y desde mi mirada hace la diferencia y hace sostenible la estrategia.

Cuando trabajas en potenciar la cultura de tu organización tienes de que estar seguro y convencido que hay otros convencidos de lo mismo, tienes que estar seguro de que lo que estás haciendo es relevante para las personas de la empresa, del equipo y para tus clientes.

La cultura laboral puede propiciar los espacios para desarrollarse y para hacer que las cosas pasen más rápido y fácilmente y otras veces, para que éstos sean más lentos y difíciles.

¿Cuál es tu mirada de la educación y como la relacionas con el liderazgo?  

Educar para ser mejores personas es relevante, formar en valores, en ser parte de una comunidad y en ser un ciudadano respetuoso de los demás creo que es esencial en el contexto en el que estamos, donde cada día es más relevante la individualidad y el sentido de ganancia personal sobre lo comunitario o social.

En este contexto el liderazgo es central si queremos empresas y organizaciones más humanas en donde el beneficio de los accionistas y otros actores relevantes del mercado no esté en desmedro de la comunidad de la cual es parte esa empresa. Un líder consciente, que busque el beneficio común y compartido por sobre el individual es probablemente el que las empresas buscarán y desarrollaran en esta etapa del siglo XXI y los nuevos y futuros líderes que ya se estén visualizando en el mundo y en Chile probablemente estén pensando y mirando cómo desde el rol puedan ser ciudadanos responsables y competentes para sus organizaciones y sus comunidades.

¿Qué tipo de líderes consideras que necesitan las organizaciones hoy, independiente a su rubro? 

Se necesitan liderazgos que sean cercanos y cariñosos, y como siempre digo “firmes en el qué y cariñosos en el cómo”, que creen y generen espacios virtuosos para el desarrollo de las personas.

Hoy día se tiene una concepción idealizada del verdadero líder, como su fuesen personas perfectas que no tienen errores o que no se equivocan. Para hacer de las empresas lugares más humanos para trabajar, volver a conectarse y relacionarse, se necesitan liderazgos enfocados en el propósito de la empresa, en dar a conocer el relato y sueño que se quiere lograr desde la misma vereda que el resto… siendo personas que puedan mostrar que también se equivocan y cometen errores, que los reconocen rápidamente y son capaces de reparar, no quedándose en la idea que es el otro quien se equivocó y no ellos. ser personas normales y que también se equivocan los hacen y nos hacen más humanos, personas que necesitamos trabajar con otras personas para precisamente hacer mejor las cosas que se hacen. En comunidad, no en forma aislada.

Hay muchos modelos de liderazgo que se han estudiado y siempre recuerdo los estudios de Goleman, sobre la inteligencia emocional. Creo que él dio en un punto central: escuchar y empatizar con el otro tal vez es uno de los primeros gestos y signos de quien es un verdadero líder.

 

Evidentemente el don de dirigir, de planificar y de señalar el camino es clave en este mundo en el que estamos viviendo, lo que no se nos tiene que olvidar que mientras estemos trabajando entre personas, con y para personas, el que lidere tiene que saber que precisamente lidera a personas que tienen sueños, temores, expectativas y que tienen familias.

¿Cuáles serían tus recomendaciones para ser feliz, en el trabajo y fuera de el?

No soy quien para recomendar a otra persona cómo puede ser feliz. Si lo que puedo hacer es compartir lo que he hecho, lo que conozco del tema y por supuesto mi experiencia, si sirve de algo y para alguien. ¡Feliz de compartirla!

Cuando decidimos conscientemente ser felices estamos dando un paso central en nuestra vida y la de los demás. Ser feliz es una decisión, como muchas que se pueden tomar y ésta está en nuestra zona de influencia, como menciona Covey. Ser feliz requiere el esfuerzo permanente de estar conectado consigo mismo y, por ende, estar atento a las cosas, situaciones que nos gustan y disfrutamos. Y, al estar conscientes de esto, las disfrutaremos más.

Para mí la felicidad laboral y personal van de la mano; somos una sola persona, con roles y responsabilidades, pero, al fin y al cabo, solo una persona por lo que pretender escindirnos en 2 o 3 dependiendo del rol, se podría hacer a un altísimo costo personal y familiar. No sé si es lo mejor para nuestra vida. No nos integramos, y andar desintegrado por la vida tiene costos emocionales, físicos y en la vida de las personas que son difíciles de reparar.

Yo soy una persona normal, con vida normal y con problemas, como todos. Lo que he aprendido en la vida es agradecer cada día lo que tengo y a quienes tengo a mi lado; he aprendido a rezar por quienes quiero y día a día me esfuerzo por ser un buen ciudadano, consciente de lo que hago, aportando con este pequeño grano de arena a hacer de esta sociedad una mejor para quienes quiero, para las personas que me rodean y también para mí.

Quererse a sí mismo, con todos nuestros defectos y virtudes, reírse mucho de nosotros mismos y reírse con los demás (no de los demás, ojo) creo que también es una buena forma de conectarse consigo mismo y con las demás personas y hacer de los espacios en los que estamos, espacios más agradables que, no siendo la felicidad, ayudan a vivirla.

Para ser feliz creo firmemente que el autoconocimiento y la conexión permanente consigo mismo es vital. Te reconoces más y aprendes todos los días más de ti mismo. Si en algo puedo aportar al cierre de esta entrevista, es que ser feliz depende de cada uno de nosotros, de caminar por la vida con ganas y la convicción de que hacemos las cosas porque tenemos un propósito en esta vida.

Buscar ese sentido y propósito es ya un primer paso hacia nuestra propia y personal felicidad. El autoconocimiento en este sentido es central, es la llave que nos permite abrir la puerta, sin forzarla.

Entrevista a Neven Ilic

Neven Ilic, presidente de la Organización Deportiva Panamericana:

“Para mí fue siempre muy importante, y una cosa básica para cualquier presidente, tener la puerta abierta para los deportistas”

Este mes tuvimos el honor de conversar con una de las personas con mayor trayectoria en la dirigencia deportiva en Chile. Neven Ilic, compartió con nosotros su experiencia liderando organizaciones.

Más allá de tu rol, como actual presidente de la Panam Sports, ¿Quién es Neven Ilic? ¿Qué te identifica como persona y como ser humano?
Soy un amante de mi familia, me gusta el deporte, trato de ser cálido con la gente, creo que vivimos en un mundo en donde ser cálido hoy en día se agradece y he tenido la bendición de que me ha ido bien en mi profesión. Me siento con el deber de alguna manera de devolver eso a mi país y elegí hacerlo a través del deporte. Quien decide tomar el deporte como una parte importantísima de su vida, vale la pena apoyarlos tratando de poner lo mejor de mí para ayudar a este grupo de personas que a mí me parece fantástico.

¿O sea, hay una conexión total entre quién eres y lo que haces?
Siempre he sido amante del deporte y debo reconocer que durante muchos años de mi vida me extrañó y después me molestó escuchar cosas negativas a través de los medios de lo que era el deporte chileno, y por esas casualidades de la vida tuve la posibilidad de entrar al tenis y descubrí un mundo que me apasionó, porque me parecía que uno con sus habilidades, muchas o pocas, podía ayudar .

¿Qué es para ti ejercer liderazgo?
Manejar la palabra líder o liderazgo no son cosas fáciles y menos cuando uno se las quiere adjudicar, yo creo que al final los liderazgos uno los toma, la gente los valora y de alguna forma te adjudicas ese título que a mí me parece muy relevante y con mucha responsabilidad. No es una palabra por ser palabra. Creo que la responsabilidad del líder tiene que ver con que tus equipos de trabajo sean capaces de confiar en ti, de que tú seas capaz de tomar decisiones, muchas veces equivocadas y seas capaz de reponer el camino…
Yo no tengo miedo a tomar una decisión y equivocarme, porque creo que la habilidades te llevan a reconocer un error y retomar el camino. Le tengo mucho más miedo a no saber hacia dónde voy y esa es una de las cosas que me gustan de un líder. No me importa que la gente se equivoque, me importa que la gente sepa para donde va, porque los errores son arreglables y todo el mundo es capaz de cometer un error. Me encanta como líder de algún área hacer que la gente que trabaja conmigo se sienta que es parte del proyecto, todos tienen libertad de crear y de equivocarse también, es muy difícil que yo me moleste con una persona que se equivocó cuando vi que hizo un esfuerzo por tratar de sacar un área adelante. Prefiero gente que se arriesga, que toma decisiones, que la gente, que por no equivocarse, está sentada esperando que tú le digas que tiene que hacer. Hoy día mi empresa funciona y me permite hacer este otro tipo de actividades, porque el equipo que tengo es de primera y es de primera, porque en el tiempo han ido teniendo toda la responsabilidad necesaria y han demostrado que son capaces de hacerlo y en muchos aspectos incluso mejor que yo, y eso mismo hice en Comité Olímpico y eso mismo estoy haciendo en Panam Sport, ser respetuoso de la gente. Creo que lo que a mí me permitió tener una buena relación, convivencia y crecer con el mundo del deporte, fue valorar a cada uno en su medida y darles las oportunidades, dejarlos volar también. Muchas veces me criticaron por dar oportunidades y esos riesgos fueron generando cosas positivas.

“ Yo no tengo miedo a tomar una decisión y equivocarme, porque creo que las habilidades te llevan a reconocer un error y retomar el camino, le tengo mucho más miedo a no saber hacia dónde voy y esa es una de las cosas que me gustan de un líder.”

¿Y quienes para ti son grandes líderes?
De quien yo admiro por decisiones tomadas, o que fue mi guía, aunque suene muy de cerca, pero muchas de las formas de vida que yo tengo son aprendidas en mi familia, en mi casa, en mi padre, que también fue una persona que tiene las mismas condiciones que yo. Te estoy relatando, una persona que siempre soñó, que se arriesgó, que le fue bien o mal en la vida, pero siempre tuvo ideas de cómo salir adelante y esa forma de enfocar la vida se quedó en mí y en mis hermanos.
¿Cómo ves el liderazgo en las organizaciones deportivas chilenas?
Yo creo que en general el mundo dirigencial deportivo es súper fácil de criticar, sobre todo cuando uno no ha vivido la experiencia de estar dentro de ese mundo, y yo siempre he dicho que valoro mucho lo que hacen los dirigentes de federaciones, clubes, porque es un trabajo muy ingrato en este país. La gente cree que es fácil, la gente se pregunta por qué no somos más efectivos, porque es difícil, gente que tiene la mejor disposición del mundo por aportar al deporte y no siempre las capacidades necesarias para ser exitoso, pero sin embargo, desde afuera se exige que ese dirigente que trabaja en forma gratuita, que hace lo mejor que puede, pero era el único que estaba disponible al momento de elegir… es re fácil criticarlo, pero yo prefiero valorar, yo prefiero a quien tomó la opción, decidió dedicar parte de su tiempo con errores.

¿Cuál podría ser el espacio de mejora?
Perfeccionarse… el mundo del deporte es completamente amateur desde las dirigencias hasta muchos aspectos del desarrollo del deporte y los caminos para eso son perfeccionarse, muchas veces incluso la gente se niega a perfeccionarse, se niega a ser medido, cosa que es un temón, que es transversal en todo tipo de actividades, pero como en todas la empresas, como en todos los desafíos, si la gente tiene capacidades de todo tipo, es mucho más probable que la empresa sea exitosa y para ello es por elección o por perfeccionamiento y creo que ninguna de las dos cosas se dan en Chile, por lo cual se hace más difícil.

¿Cómo es liderar y compatibilizar un cargo como fue el de ser presidente del COCH (sin remuneraciones), con la vida de empresario y familiar?
Mira la primera cosa, es que si uno se ordena se puede hacer. No está la teoría de que yo no tengo tiempo, soy el que más trabajo en Chile, por lo cual no puedo… es una teoría que yo por lo menos la desmitifico claramente. Muchas veces uno está en su oficina y pierde el tiempo constantemente. Y yo decidí hacerlo así, durante 12 años estuve aquí en mi oficina de 9 de la mañana a 14:30, donde trataba de optimizar mi tiempo a más no poder en mi negocio que es la construcción, el tema inmobiliario y a las 16:00 llegaba al comité olímpico hasta las 21:00, y lo adopté como política, y tenía tiempo suficiente para atender mis cosas de mi oficina y atender las cosas del comité olímpico, que era bastante agobiante, pero si me permitía hacerlo. En el tema familiar, ese tema sí que es relevante, porque si uno para este tipo de cosas no tiene el apoyo irrestricto de su señora y de sus hijos o un entendimiento de lo que estoy haciendo, es mucho más difícil, pero yo en ese sentido debo decir que el apoyo de mi familia, mi señora y de mis hijos en todas esas locuras que se le ocurren al papá de repente, es un tema que nunca ha tenido ni un sí ni un no, nunca me lo han cuestionado, nunca me lo han criticado. Lo que, si debo decir también, que, dentro de mi ordenamiento, yo trabajaba en el mundo olímpico de lunes a viernes, y recibía múltiples y todo tipo de invitaciones a todo tipo de torneos e inauguraciones para el sábado y el domingo y creo que en 12 años debo haber ido a una o dos, de manera que mi familia si sabía que podía contar conmigo el sábado completo y el domingo completo.
Aparecen 2 principios claves de la gente altamente efectiva, que es el poder ordenarse, poder planificarse muy bien y también algo que es muy relevante que es el saber decir que no.
Yo creo que en la vida es importante saber decir que no, efectivamente muchas veces cuesta, pero hay que saber hacerlo. Yo la verdad es que fui siempre de la misma línea, se entendió y se los habré explicado a los primeros que me habrán invitado, pero después ya se corrió la voz de que para que seguimos invitándolo si sabemos que no va a ir, pero si había algo dentro de la semana, iba.
¿Qué características personales destacas en ti, para haber sido elegido por tres períodos consecutivos como presidente del COCH, presidente de la ODEPA y también para ser nombrado miembro del COI?
Yo creo que en el tiempo, en el mundo del olimpismo se fue construyendo una imagen, no solamente mía, sino que de un Comité Olímpico chileno que parte en muy malas condiciones, con muy malas relaciones internacionales y que poco a poco va haciendo un trabajo y que va demostrando de que es capaz de salir adelante. No le tengo miedo a tomar los riesgos, estoy dispuesto a hacer el trabajo, y tampoco le doy un gran valor a perder. Acuérdate que yo fui con la candidatura de Santiago con los panamericanos y perdimos con Lima, me dolió en el alma, pero parece que haber hecho eso y haber perdido, fue construyendo, para que después la gente fuera apreciando, que mi propuesta iba y si se perdía, seguíamos trabajando, mejorándola para volver a presentar algo mejor. Yo creo que se apreció eso, tratar de competir, perder y seguir compitiendo, ir mejorando las propuestas y las relaciones humanas, que en este minuto son mucho más importantes de lo que uno cree, y al final se valoró de una forma increíble tener a un chileno como Presidente del deporte Panamericano. Yo creo que no lo soñó nunca nadie y yo tampoco. En Chile yo creo que se fue reconociendo un trabajo honesto también, con errores, obviamente, pero también volvimos a apostar y construimos el centro de alto rendimiento, que nadie creía, fuimos capaces de sacarlo adelante, eso fue también una locura. Cuando lo planteé la gran mayoría pensó el señor Presidente está medio loco, pero lo hicimos, ahí está. La otra cosa que para mí fue siempre muy importante, pero que no me parece ninguna gracia porque es una cosa básica para cualquier presidente, es tener la puerta abierta para los deportistas, yo terminé con una relación muy cercana por el hecho de que fui capaz de escucharlos y de nuevo sus planteamientos eran problemas que para ellos eran gigantes y que para mí no era muy difícil ayudar a que él lo solucionara. Estábamos disponibles para y si no podíamos ayudar, también éramos capaces de decir “no te puedo ayudar en esta área”. Yo creo que tengo la característica de tratar de hacer muchas cosas, me arriesgo, busco lugares, desarrollo proyectos, soy capaz de soñar y de hacer lo que sea necesario para sacar adelante esos sueños, pero necesito un equipo que me vaya “ordenando la estantería”, ordenando mis ideas, bajando a la tierra esos sueños.

¿Principales aprendizajes que rescatas de tus errores?
He aprendido que la vida está hecha para arriesgarse y que no le tengo miedo a equivocarme, que los riesgos deben tener límites, porque a veces se pasan y tienen consecuencias relevantes y no tienes la misma fuerza para sacar adelante esa idea loca. He aprendido que no hay nada mejor en la vida que llevarse bien con las personas, no tener cosas tapadas, ocultas, cosas raras, rencillas. Mucho más fácil es decirse las cosas y vivir en paz, a medida que van pasando los años, vivir en paz es un bien muy preciado. He aprendido que, si eres capaz de ser deferente con la gente, la gente termina por apreciarlo y es deferente contigo. Si tú crees que por tu cargo o cualidades tienes el derecho de pasar por arriba de las personas, creo que es un tremendo error, las personas tienen muchos más derechos que tú y cuando están trabajando debajo tuyo merecen mucho mejor trato. Yo no tengo ningún pelo en la lengua para decirle a una persona cuando se equivocó, cuando me decepcionó, cuando hizo mal su trabajo, pero creo que en las cosas hay formas y formas de decirlas y en eso trato de ser muy cuidadoso.

¿Qué paralelo puedes hacer entre el mundo deportivo, olímpico y el mundo de las empresas?
Yo creo que son mundos muy similares, por eso es por lo que volvemos a una de las preguntas anteriores, por qué vamos a suponer que una federación va a funcionar como un cohete, si es que las personas que están ahí, no necesariamente tienen las capacidades para poder desarrollar ese cohete. Cuando uno elige un gerente general de una gran compañía obviamente paga por cincuenta mil estudios y se elige a la persona que cumple con todas las características. En el mundo del deporte tenemos liderando las diferentes instituciones a gente que estuvo dispuesta a estar, por eso cuando la gente critica al mundo federado tiene un dejo de injusticia porque al final critican a la única persona que fue capaz de decir ok, aquí estoy y estoy dispuesto a sacar esto adelante. Por eso creo que, si uno espera que en el deporte chileno, las instituciones, funcionen como una gran empresa exitosa, bueno, hay que darle las mismas condiciones que tiene una empresa exitosa, liderazgo de gran envergadura y recursos económicos correspondientes .

En esta nueva etapa en la que te encuentras hoy, ¿cuáles son los desafíos que se vienen?
Estoy en una institución muy ordenada y con unos recursos económicos bien importantes, pero con mucho por hacer como padre de la región de alguna manera, porque si bien como Comité Olímpico a mí me tocaba relacionarme con las federaciones que en general eran muy carentes, es increíble ver que, como presidente de la Organización Panamericana, que los Comités Olímpicos también son carentes, al final la cadena se hace muy complicada para que los recursos, las ayudas o las nuevas visiones lleguen al más importante de toda esta cadena que es el atleta. Entonces lo que hemos tratado es mejorar la imagen en términos de marketing de esta marca, que increíblemente estaba muy dejada de lado, es una empresa que estuvo detenida en el tiempo durante muchos años y estamos también reforzando la parte técnica, de ver cómo le ayudamos nosotros como representante de América, a cada uno de los países, para que puedan tener un buen desempeño.
Mira, yo hable con ellos y mi filosofía es “yo no te voy a decir lo que tienes que hacer, el único que sabe cómo se desarrolla el deporte de mejor manera en tu país eres tú, por lo cual no esperes de mí que yo me siente al lado tuyo y yo te diga esto se hace así pum, pum, pum, pum, a lo más te puedo transmitir mi experiencia de Chile, pero que obviamente debe ser muy distinta a tu realidad en tu país. Entonces dime tu cuál es tu proyecto y conversemos porque quizás yo también te puedo dar un punto de vista, pero es tu proyecto y lo que vamos a hacer en tu país y dime como te ayudo”. Entonces lo que estoy tratando de hacer hoy día es, llegar a cada uno de los comités olímpicos para atender las necesidades particulares conforme a la realidad del país, a la realidad económica, a la realidad de la población, a la realidad de todo, y ese es un trabajo que obviamente genera mucho desgaste porque es una atención uno a uno, pero creo que es el camino y puede ayudar a que la región crezca mucho.

Entrevista a José Manuel Martínez

José Manuel Martínez, Gerente General de Automóvil Club de Chile

“Las empresas no solo deben hablar de gestión del cambio, es más,  deben fomentar y liderar  el cambio permanente en la empresa”

Continuando con el ciclo de entrevistas, este mes José Manuel Martínez, Gerente General de Automóvil Club de Chile nos contará sus experiencias relacionadas con liderazgo.

¿Quién es José Manuel Martínez?

Soy un español de 49 años, residente en Santiago de Chile, casado y con 2 niñas. Afable y siempre con una mirada para descubrir lo positivo de las personas más que lo negativo. Me considero dinámico y motivador, de una forma natural y auténtica. Tengo una fuerte conexión con el deporte, es muy importante para mí, porque me entrega valores relacionados con el esfuerzo, persistencia y superación. Soy una persona creativa y muy estudiosa, suelo buscar distintas formas de resolver los problemas que puedan surgir, esto me gusta y me ha resultado bien.

Creo que una palabra que me caracteriza es entusiasmo, que es un tema que se contagia, vine a Chile por un proyecto atractivo con una experiencia internacional y me encontré con el reto de liderar una empresa en serias dificultades, para después llevarla a etapas de crecimiento y más recientemente a innovar y este entusiasmo lo traspaso al proyecto, siempre estoy hablando de él. Creo que lograr el éxito dentro de una organización es lo que más cohesiona a un equipo.

¿Qué es para ti ejercer liderazgo y qué características consideras fundamentales para ello?

Para mí, liderar es sobre todo ser un referente o un modelo a seguir tanto en lo laborar como en lo personal. En el ámbito emocional el Líder debe ser un buen comunicador con espíritu de equipo. Ser entusiasta, motivador y dinámico. En un ámbito más técnico debe ser metódico, proactivo y estructurado. Interesado en la mejora continua. Un planificador decisivo y orientado a objetivos. La combinación de los aspectos técnicos y emocionales genera confianza en las personas para que los cambios y objetivos se consigan.

De tu paso por otras organizaciones previamente… ¿cuál fue el aprendizaje que te entregaron esas experiencias y cómo te han servido para liderar Automóvil Club de Chile? 

En cada experiencia te topas con otros líderes y aunque de todos se pueden tener buenas prácticas, uno termina recogiendo y tomando aquellas que encajan con la personalidad y estilo propio. También existe un tipo de liderazgo dependiendo del status en el que está la empresa, no es lo mismo en un periodo que es necesario reestructurar la empresa, que otra en crecimiento fuerte o en un startup que nace. También me he encontrado con líderes negativos, y si es negativo, pues no es un líder… tienen autoridad formal, pero nadie les sigue y no quieren trabajar con él, no tiene un bien común.

¿Cuándo hablamos de cultura organizacional, que nos podrías compartir?

Para mí, la cultura organizacional es un conjunto de valores y formas de abordar los problemas de forma compartida, o por lo menos eso es lo que trato de impulsar en las organizaciones en las que participo y que hoy son compartidas por el equipo, de las cuales destacaría el dinamismo, el trabajo en equipo, la sinceridad para decir las cosas, decir lo que piensan, abrirse hacia la creatividad y delegar la toma de decisiones.

 

“La cultura organizacional es un conjunto de valores y formas de abordar los problemas de forma compartida.”

 

¿Y al hablar de gestión del cambio?

Hoy en día las organizaciones están en continuo cambio porque la realidad en la que compiten está en continuo cambio también. En el pasado los ciclos eran largos y se han ido acortando hasta el punto de no tener límites claros de cada ciclo. En este entorno las empresas no sólo deben de hablar de gestión del cambio, es más, deben fomentar y liderar el cambio permanente en la empresa.

En ocasiones hay personas que pueden resistirse o directamente no quieren cambiar y lamentablemente se excluyen solas del proyecto. Hay que tener determinación para apartar a estas personas cuando sea necesario hacerlo, una vez hecho todo el trabajo previo de comunicar y escuchar, se debe invitar a las personas a ser parte del cambio.

¿Cómo crees podrían los líderes organizacionales, cuando alcanzan el nivel de Gerente General, continuar aprendiendo y desarrollándose?

Posiblemente compartiendo con otros Gerentes Generales sus problemas, planes de desarrollo de equipos y también en seminarios y congresos donde se traten temas diversos. Siempre uno puede aprender frente a nuevos desafíos, creo que todos debieran tener ilusión por nuevos desafíos, en ámbitos que pueden ser profesionales, sociales, de emprendimiento; es un estado muy natural mío, es cuando más productivo estoy.

¿Qué tipo de líderes consideras que necesitan las organizaciones hoy? 

El líder de hoy debe, por una parte, anticiparse a cambios que son más que previsibles y probables, y por otra parte, tener flexibilidad y agilidad para adaptarse a otros cambios que no son tan claros y por tanto no tan previsibles. En este sentido la evolución de la tecnología es ejemplo de un factor para tener en cuenta ya que, si bien puede ser una gran ayuda, también puede ser una amenaza al romper las reglas establecidas en varios sectores.

 En el ámbito del liderazgo, ¿cuál es el legado que te gustaría dejar?

Un estilo de liderazgo basado en el trabajo en equipo, rigor, ética y formación de nuevos líderes.

Entrevista a Álvaro Cámbara

Álvaro Cámbara, Gerente General de Caja 18

“El líder tiene que dedicarse a las relaciones humanas en un 99,9%”

Durante un poco más de una hora, mediante anécdotas, historias, recuerdos y aprendizajes obtenidos en   su paso por diferentes organizaciones, Álvaro Cámbara  nos contó que significa para él ejercer liderazgo.

¿Quién es Álvaro Cambara? ¿Qué te identifica como persona y como profesional?

Como persona y como profesional me identifica mi deseo de hacer el bien a través de mi trabajo, como pareja y como padre también, es decir, básicamente ayudar a los que me rodean y a los que quiero, eso es lo que creo que me identifica. En ambas soy la misma persona, en lo profesional, en el cargo en que he estado siempre he tratado de ser un aporte, de ayudar, de que haya un buen clima, que haya amistad, de que nos ayudemos en el trabajo la mayoría del tiempo y en mi vida personal es lo mismo, a mi pareja, a mis hijos, a mis padres, darles lo más que pueda de mi persona, no solamente en lo material sino que en tiempo, en preocupación, entonces no hay una diferencia entre un plano y otro.

¿Qué es para ti ser un líder? Que representa, que significa, cómo ves a un líder.

Uno no busca ser líder, yo no lo busqué por lo menos, en mi trabajo nunca me preocupé de lo que estaba pasando más arriba mío, sino de hacer lo mejor posible mi trabajo en el puesto en que estaba y mi ascenso habitualmente se produjo en base a que yo tenía muy buenas relaciones hacia abajo… no muy buenas relaciones hacia arriba (risas)

Yo creo que  el líder no se da  por decreto, es decir, no porque haya salido en el organigrama tu nombre pasas a ser líder… yo tuve a los 35 años mi primera jefatura y ahí claramente  descubrí que el liderazgo no es producto de la magia, sino que es producto de reconocerse como una persona con errores, con defectos y con ganas de aprender y yo me construí como líder a partir de lo que aprendí de la gente que trabajaba conmigo. Lo que uno descubre es que lo que tiene que hacer es que el ánimo societario en este grupo humano sea un ánimo positivo, constructivo, desafiante y que el líder tiene que dedicarse a las relaciones humanas en un 99,9%. Uno es sus circunstancias y la gente que lo rodea, solo no puedes llegar a ninguna parte.

 Y desde lo que aprendiste, el líder ¿nace o se hace?

¿Es un mix, ya? A ver, hay liderazgos tóxicos y hay liderazgos positivos. Yo creo que para poder ser un líder contributivo, aportante, en que lo logros no sean a pesar de las personas sino con las personas, tienes que tener habilidades blandas que no sé si nacen en tu casa, en tu familia, en tu colegio, no sé, pero no solamente se es un líder por los títulos o los conocimientos que se tiene. Es decir, es la mezcla de conocimientos, de buen manejo de relaciones interpersonales y también de qué valores traes de tu casa, desde tu familia, desde tu cuna, creo.

 

“Uno es sus circunstancias y la gente que lo rodea,

solo no puedes llegar a ningún lado.”

 

¿Qué crees tú necesita el líder de hoy, qué es fundamental que tenga dentro de estas habilidades que mencionas?

Pasión por el cambio, pasión por lo que está viniendo, estar súper conectado con los cambios porque nosotros seguimos estando en una isla… a mí me toca un par de veces al año viajar  y lo que uno ve en los países desarrollados, a lo que uno aspira a llegar como país, ya no son cambios,  son revoluciones, cada cosa que uno ve son cambios dramáticos que nos van a afectar en todos los planos, de vida, laborales, de relaciones humanas. Por ejemplo, yo soy discapacitado, tú vas a otros países y ya  tienen un exoesqueleto que multiplica por diez tu fuerza en las piernas, que es exactamente lo que yo no tengo. Por 75 mil dólares yo podría ponerme un exoesqueleto y podría volver a caminar muchos kilómetros, como hacía antes de mi enfermedad. Es decir,  ya los exoesqueletos los están usando para que los trabajadores de las fábricas que manejan peso no se dañen el aparato esquelético y puedan duplicar su capacidad física. Todo lo que nosotros consideramos inmutable, está cambiando semana a semana, el organigrama de esta empresa todas las semanas cambia…no puede sorprenderte nada, tienes que estar siempre en guardia, porque te puede cambiar el mundo en un minuto.

Sí, yo diría que esa es una característica que se requiere a nivel profesional  

La organización de alguna manera es un reflejo de su líder y yo estoy súper convencido, porque he sido líder poco tiempo y “goma” mucho, que las empresas son lo que su máximo líder es, y esa cuestión yo la he aprendido en piedra. Si el líder es conservador y resistente al cambio  la empresa va a ser resistente al cambio, si tú tienes un líder que está mirando por el espejo retrovisor, preocúpate de esa empresa, porque no sé cómo va a enfrentar el cambio, porque el cambio no es solamente comprar los software y la tecnología, es una manera de mirar, es como tú te adaptas a esa nueva realidad permanentemente.

¿Algún mentor que tengas hayas tenido o haya sido significativo para ti?

Tengo dos, mi primer jefe, Carlos Alberto Délano, por su cercanía y por su cero ego de jefe… horizontal total y eso me marcó mucho, yo siempre construí mis estructuras construyendo horizontalidad con mis pares, yo nunca vi celos ni ganas de escalar sobre las espaldas de los otros. El segundo fue Segismundo Schulin-Zeuthen, él hacía cambios con mucho respeto a todas las generaciones, porque le tocó administrar el Banco de Chile cuando éste estaba en un conflicto generacional y él arbitró muy respetuosa esa guerra de tiempos y además me inculcó el 0 gasto y más por menos… entonces tengo esa escuela.

¿Si hablamos de motivación para el cumplimiento de objetivos, tanto personales como profesionales… qué me podrías decir?

Mira, la motivación, por lo menos en lo que he tratado de construir en mis distintos trabajos, es a partir de una comunidad del desafío. Es decir, tener un desafío común, construir un equipo muy motivado por ese desafío y que ese desafío y el equipo y el éxito van a traer obviamente desarrollo profesional para todos, el éxito que no solamente es éxito monetario, sino ser vistos como un equipo de excelencia, eso motiva de repente mucho más que la plata, el logro. Hay casos bien increíbles, como algunos equipos de segunda división, en que varios de sus jugadores en la mañana son panaderos y en la tarde juegan a la pelota, pero se matan porque tienen un sentido de equipo, de misión, de logro. Yo creo mucho en eso.

Hablaste de desafíos y que están super conectados con la motivación entiendo y así lo validan los estudios y hablamos de llegar a la zona de Flow que es cuando las dos cosas se conectan muy bien, cuáles fueron los principales desafíos en tu vida, tanto personal como profesional, cómo los enfrentaste y que experiencia o aprendizaje te dejaron.

Mi primer desafío fue en mi familia, el de lograr el mejor rendimiento académico siendo el último de cinco hermanos, ese fue el primer desafío… el segundo que entré a la Católica, que en ese momento y todavía, sigue siendo la número 1 en lo  que es ingeniería comercial. Soy de una familia de inmigrantes y me fui a estudiar a una universidad de la elite chilena, era el único egresado del colegio Calasanz que había entrado a la Universidad Católica a ingeniería comercial. Ahí yo empecé a entender el tema de adaptarse a un ambiente en el que tú no entras naturalmente,  en que tienes compañeros de curso cuyo hermano iba en tercer año de la misma carrera y el amigo del hermano era el profesor y el otro era ayudante…., entonces era todo una endogamia que a mí me tocó vivirla en un país que era bastante menos parejo de lo que es hoy día. Después me tocó, estando en el Banco de Chile, la intervención del banco, que fue un tema bastante dramático. Cuando yo entré a trabajar en marketing éramos 25 y terminamos 3, ver a tus amigos sin pega, con familia, en el caso mío yo estaba soltero todavía pero había gallos con familia. A nosotros nos tocó un país con 30% de cesantía de verdad. Fue una generación conflictuada la nuestra, aparte por el tema político, porque nosotros fuimos los que vivimos la transición de un país muy pobre a un país de clase media. El otro gran desafío fue casarse en las condiciones de esa época, habitualmente trabajaba uno, con lucas llegabas a fin de mes con suerte y mes por medio…… Mis viejos me dejaron educación y ni una cuestión más… ese desafío fueron 25 años de trabajo incesante y de trabajo creo que  bien hecho porque si no… yo no tenía ni un pituto, ni un amigo, ni un apellido con hartas r, ni tenía ningún amigo que era subgerente de algo… yo entré al Banco de Chile por el conducto regular, pasé mi currículum… así que yo lo que tengo y lo que he logrado desde el punto de vista tanto intelectual como económico es porque me eché mi vida al hombro y todo lo que he logrado lo he logrado pedaleando y pagando impuestos  y así estoy. Entre medio me vino esta enfermedad del Guillain Barré que me dejó fuera de combate dos años  y ahí se produce una serie de otros temas más de corte personal pero que también son un desafío, porque cuando yo volví al banco mi cargo había sido reemplazado y por ende llegué a una gerencia que en ese minuto era habitualmente el deshuesadero del banco, donde ubicaban a personas en etapa de salida de su carrera profesional, que era la gerencia de administración. Entonces me fui a Redbanc, que era una empresa chiquitita, el Banco de Chile eran 10 mil personas y Redbanc 100, a cargo de la gerencia comercial, porque mi desafío era volver al Real Madrid, pero de titular. Me demoré 10 años, hasta que llegué al cargo de gerente de banca de personas en el Banco del Estado, que era el cargo que tenía en el Banco de Chile cuando me fui. Me demoré varios años en la travesía del desierto y ahora estoy acá.

Y qué fue lo que te hizo, en algún momento dijiste incesablemente o incansablemente, lograr llegar donde estás hoy … cual es la energía, de donde proviene esa fortaleza para seguir avanzando.

De mi padre, mi padre fue un inmigrante español que se vino a Chile antes de la guerra civil española el año 28, con tercero básico, traído por un tío a trabajar a Valparaíso, porque tenía un tío que tenía empresas en Valparaíso y llegó desnutrido. Estuvo un año yendo al matadero una vez al día a tomarse un ñache, partió lavando wc y llegó a ser un empresario exitoso que nos dio todo lo que podía necesitar uno en esa época, nos dio educación, una excelente casa, muchos valores, amor y una situación económica envidiable y por ende yo me puse por meta que no podía ser menos que mi padre, yo había terminado la universidad, no había estado desnutrido, no había tenido que pelear con el frío o dormir arriba de los mesones, porque las ratas, si no dormías arriba de los mesones, te comían los zapatos. Entonces yo dije con todo esto que me ha dado mi padre a lo menos mi punto de partida tiene que ser donde llegó mi padre, si él con esas condiciones adversas logró esto, como yo no voy a lograr a lo menos  eso. Competí con mi padre.

 

Son hartos años trabajando y en distintos puestos y organizaciones… hablabas de la importancia de esta capacidad adaptativa, el cambio y la importancia que tiene eso actualmente ¿Cómo crees tú que ha evolucionado o no ha evolucionado el liderazgo en las organizaciones en todos estos años?

Yo creo, es mi opinión personal y al que le quede el poncho que se lo ponga, pero yo creo que la sociedad ha cambiado mucho más rápido que lo líderes y los requerimientos de los liderazgos de hoy en día, visto en los acontecimientos y lo que uno ve en la calle, con su familia, con los amigos de los hijos, en todo el mundo, yo creo que los líderes tenemos una tarea pendiente que es cambiar el enfoque y ser agentes de cambio hacia los gobiernos corporativos, respecto a cuales son las prioridades que tienen que tener las empresas de cara al futuro. Quiero ser bien caustico, es decir, está bien que la eficiencia es la eficiencia, es una ratio, pero detrás de la ratio hay personas y en ese contexto la eficiencia puede ser una información, pero no la que causa la toma de decisiones. En esta situación hacia adelante, yo no sé si está internalizada o solamente es un discurso, nuestra responsabilidad por crear empleo y dar mejores condiciones de vida a los chilenos. Uno no puede arreglar Chile, pero en lo que a uno le compete, que en el caso de Caja 18 son más de 700 familias, procurar mejorar su calidad de vida dentro de las posibilidades que tienes como líder responsable.

Dada la temática que estábamos conversando, algo más que quisieras agregar tu que creas que pueda ser significativo o relevante, algún mensaje en general en torno al liderazgo o al mundo organizacional.

Mira,  a mí me quedó marcado algo que dijo el que fue en su minuto el Gerente General de GE, Jack Welch, y que por eso estoy tomando algunas de las cosas de él, con la modestia que corresponde, el 99% del tiempo él se dedicaba al tema de las personas, porque son las personas las que hacen las cosas, si no te dedicas a las personas estas mal, cada día estoy más convencido de eso, es por eso que persona que entra a esta empresa la entrevisto yo, o trato por lo menos.

Entrevista a Cornelia Sonnenberg

Cornelia Sonnenberg Gerente General de Camchal:

“Tengo extremadamente claro que nada, pero nada lo hace uno solo y por lo tanto para mí, todos estos logros son solamente posibles porque puedo concretar las ideas junto a un equipo”

A través de una conversación cercana y amena, Cornelia Sonnenberg le contó a Gabriel Lama, Gerente General de The Global Leadership Institute, sus experiencias en Chile, su trayectoria, sus desafíos y compartió su mirada frente a lo que significa liderar una organización.

¿Quién es Cornelia? ¿Qué te identifica como persona y profesional?

Soy alemana, llevo más de 30 años en Chile, tengo familia chilena, marido chileno, un hijo nacido en Alemania, los otros dos en Chile, creo que soy un buen mix entre ambos países. Soy una profesional que me he desarrollado durante los años, de profesión economista, en la Cámara misma empecé en un área específica, primero con Marlene en ferias y después fui construyendo el área comercial, llevo más de 20 años en la Cámara y hace 10 años soy Gerente General.  Soy una persona a la que le gustan los desafíos, construir proyectos, iniciativas y estoy muy feliz en mi trabajo, porque me ofrece la posibilidad de ir desarrollando nuevos temas. Además, tengo un equipo que hace que disfrute el trabajo, me encanta ver a mi gente y trabajar con ellos.

¿Qué es para ti el liderazgo?

El liderazgo lo he ido aprendiendo en la medida que he desarrollado mis trabajos, y después obviamente he tomado cursos y capacitaciones para incorporar habilidades de liderazgo.  Pero en mi experiencia, creo que uno va construyendo una manera de liderar en la que tiene que ser autentico y que tiene que coincidir también con lo que uno es en términos de personalidad y en términos profesionales, por lo tanto, a mí me gusta el liderazgo que se ejerce por convicción, que logre motivar y entusiasmar, más que por el tema jerárquico.  El liderazgo, para mí, es ser capaz de darle al grupo de gente con los que uno trabaja un objetivo, y permitir que cada uno de ellos se desarrolle, avance y sienta en su trabajo la satisfacción de hacer cosas con sentido y con las cuales aportas finalmente, algo a la sociedad, a tu entorno, a tu empresa y a tu familia.

A propósito del liderazgo, has sido elegida ya en 3 oportunidades entre las 100 mujeres líderes de Chile ¿qué significa eso para ti?

No percibo que ese reconocimiento sea a mí como Cornelia sino más bien sea a mi persona  como Gerente General de la CAMCHAL y en ese sentido me tiene muy contenta porque al final de cuentas demuestra que lo que hacemos como Cámara efectivamente es un aporte reconocido por la sociedad. Y, tengo extremadamente claro que nada, pero nada, lo hace uno solo y por lo tanto para mí, todos estos logros son solamente posibles porque puedo concretar las ideas junto a un equipo.

¿Cómo ves el papel de la mujer líder y empresaria hoy en Chile?

Yo creo que las mujeres han avanzado muchísimo, cuando yo llegue en el año 86 a Chile se veían muy pocas mujeres, ya sea en rangos mayores de las empresas o en organizaciones y ni hablar de los gremios, etc. Hay obviamente una enorme cantidad de mujeres que en cualquiera de sus roles ejercen un liderazgo, muchas mujeres solas a cargo de sus familias desarrollan un tremendo liderazgo al lograr llevar adelante a sus familias. Hay cualquier cantidad de mujeres emprendedoras, pequeñas empresarias, quienes al final de cuentas desarrollan un liderazgo. Lo que pasa es que la sociedad mira o evalúa muchas veces en términos de visibilidad los rangos mayores del management en las empresas o las caras visibles de las asociaciones gremiales, o las figuras  de la política. Y claro, si evaluamos eso, sigue habiendo pocas mujeres en el top management y en los directorios. Hay un número creciente, pero sigue siendo claramente una minoría y lo mismo en política. Sin embargo, yo siento que esto es un tema que también es responsabilidad nuestra, no veo que la sociedad conscientemente te lo impida. Siento que son responsabilidades absolutamente compartidas porque claramente para las mujeres asumir responsabilidades mayores, que generalmente implican tiempos mayores, mayor intensidad de compromiso, tienes que ser capaz de llevarlo y asumirlo también dentro de tu vida familiar, y, de hecho, el que yo haya desarrollado lo que he logrado, se lo debo en enorme medida también a mi marido que me ha dado el respaldo necesario.

¿Tú crees que para poder alcanzar el éxito profesional y sobresalir en el ámbito empresarial las mujeres necesitan alguna cualidad o competencia distinta a los hombres?

Competencias si, de todas maneras, creo que necesitas una base sólida de formación, tienes que ser buena profesional y probarlo en un 100%. Es una combinación de profesionalismo con convicción, que, obviamente, tienes que ir construyendo como cualquiera y transmitirlo de una manera autentica. Con respecto al género, no creo que influya tanto, al final el éxito empresarial y profesional tiene mucho que ver con la pasión por las cosas. Uno debe tener pasión por hacer las cosas bien, por la excelencia, pasión y curiosidad por ver nuevos temas, mucha constancia y mucho aguante. En muchas ocasiones he sido muy tozuda, pero por lo mismo hemos alcanzado nuestros logros. Yo creo que estos elementos, son para cualquiera, hombres o mujeres, la base del éxito.

En tu carrera ¿te encontraste con alguna dificultad o desafío que fuera significativo para ti?

Creo que siempre he enfrentado desafíos, cuando llegue a Chile en los años 80’ la situación económica era terrible, una alta cesantía, no encontré trabajo como economista, por lo que  empecé a trabajar en cualquier cosa, hice clases de alemán, traducciones, llegue a vender papel de regalo en la época de pascua, después, estuve media jornada en una Fundación que apoyaba a menores en situación de pobreza- Mi primer trabajo regular fue en el rubro químico, en una empresa alemana, que hoy ya no existe.  Los desafíos los he ido tomando a medida en que veo que hay una oportunidad. He tenido siempre la tremenda suerte de encontrarme con jefes que me dejaron el espacio para crecer. Un cambio que realmente  no me fue fácil, fue pasar de ser colega a ser jefa, eso fue un desafío realmente mayor, porque obviamente tienes una relación distinta, de colega a colega  y que han crecido juntos. Cuando  das el salto y de repente eres la Gerente General, te encuentras con situaciones donde debes    tomar decisiones respecto a  cosas que eventualmente habrías visto con otros ojos mientras eras colega. Yo puedo vivir con el stress, con la tensión de proyectos difíciles, donde te caes y te levantas de nuevo e insistes de nuevo.  Pero lo que siempre me implica noches sin dormir son las reestructuraciones y las desvinculaciones; las desvinculaciones siguen siendo para mí el tema más difícil porque uno se  involucra en los temas personales. Yo tengo un estilo muy horizontal, trabajo con la puerta abierta, la gente me conoce, me conversa, almuerzo acá en la oficina, entonces no me siento tan diferente en ese sentido. Conozco desde el junior a mis gerentes y tomar este tipo de decisiones es siempre muy duro y para mí es un tema que me afecta en términos emocionales. Sin embargo, he tenido que aprender que son absolutamente necesarias,  porque uno es responsable por el equipo entero y no puede perjudicar a la organización por consideraciones individuales.

Una cualidad fundamental de los líderes extraordinarios es la horizontalidad… Cómo líder, ¿Qué beneficio le ves a la horizontalidad?

Yo creo que tiene mucho que ver con uno mismo, esa horizontalidad o esa cercanía que al final de cuentas tu gente tiene contigo, permite un liderazgo finalmente más natural.

Soy una convencida de que un liderazgo horizontal y  no por jerarquías o  por imposición, funciona bien, porque uno capta mucho mejor las capacidades que tiene el cada uno, puede entender mejor también cuando algo no le funciona, tienes más chance a ayudar a que se encuentren soluciones y guiar a los otros a enfrentar las situaciones complicadas y, al final,  lleva a que el equipo entero tenga una lealtad distinta, un compromiso con la organización. Nosotros aquí sacamos proyectos adelante con un punch, con un compromiso personal de cada uno que es increíble, y hay una sensación de equipo donde todos importamos y los logros son de todos.

Un desafío que tiene hoy el liderazgo es hacer convivir de una manera en que se beneficien y se complementen las diferentes generaciones. En nuestra organización tenemos un tema intercultural tremendo, en mentalidades alemanas, mentalidades puramente chilenas, tenemos un mix de alemanes, chilenos, chileno alemanes y dos colombianas, y las operaciones reflejan, en ese sentido, el cambio hacia una sociedad más multicultural y el desafío es hacer conversar esta diversidad para que te agregue valor.

¿Y qué crees que requieren las organizaciones para que eso resulte?

Tratar de entenderlos. Yo creo que la generación de los “viejos”, hablando de la gente que llevamos más tiempo acá,  y que ha vivido la transformación de la Cámara de una oficina chiquita a una gran organización, se siente  200% camiseteados, porque en el fondo siente que es su guagua y por ello está dispuesta a trabajar hasta la hora que sea. Pero no pueden esperar ni exigir que las nuevas generaciones entren en lo mismo, ya que ellos están partiendo y, por lo tanto, no tienen por qué entender de que para ti las cosas tienen otra tradición.

Ellos trabajan muy bien, dan todo aquí, pero dentro de un horario establecido. Son visiones que son influenciadas por el desarrollo de cada uno, por el entorno y por la educación también, y no por eso son de menor valor. Yo creo que los jóvenes tienen mucha razón en mirar las cosas de manera distinta, muchas veces más crítica y hay que tomarlo como un tremendo aporte que tensiona un poco las otras miradas, pero lo complementa.

Entonces, que te quiero decir. Yo creo que hay que mantenerse extremadamente abierto y tratar de entender, al mismo tiempo creo que una organización tiene derecho a decir también “mira, nosotros funcionamos de tal o cual manera” y yo creo también que, así como para educar a los niños se necesitan algunas reglas, una organización también necesita reglas, valores, criterios. Obviamente  tienes que hacer el esfuerzo de explicitarlos, explicarlos, transparentarlos, porque lo peor que te puede pasar es  sentir que hay tensión sin  que nadie  tiene clara consciencia del porqué, pero que está ahí en el aire y eso es lo más terrible para el clima de trabajo. Yo aprendí que uno tiene derecho a definir valores, criterios y reglas, porque de otra manera no funciona la vida. Pero claramente entonces hay gente que sí funciona bien en ese marco, como otros que no. En general, yo exijo mucho respeto mutuo entre todos.

Escucho que la comunicación abierta y transparente es clave. ¿Lo ves así?

Efectivamente, es tremendo el tema de la comunicación. Tú te puedes quebrar la cabeza, decirlo y después escribirlo e igual cuesta un mundo transmitir en la frecuencia adecuada para que llegue de manera clara y asegurar que esa sea la misma frecuencia en la que todos transmiten. Pero hay que hacerlo y buscar la mejor manera de comunicar.

Cornelia finalmente, ¿qué destacas de la mujer actual y cuál podría ser un último mensaje a estas mujeres que también tratan de abrirse camino en el mundo organizacional, empresarial, gerencial, dado tu experiencia?

Yo creo que la mujer actual es una mujer que ya viene con más bagaje educacional, con más estudios, por lo tanto, entra con las competencias básicas mucho más desarrolladas, una mujer que es consciente y orgullosa de lo que ha logrado y que tiene una mirada mucho más emancipada de sí misma y del mundo a su alrededor, que tiene una manera mucho más segura de plantarse ante los desafíos y ante la sociedad. Entonces veo a las mujeres con mucho más potencial que nosotros cuando empezamos. Además, el mundo, también, está más dispuesto a considerarlas y yo les diría que al final de cuentas depende de ellas no más. Esto no se va a resolver por cuotas, puede ayudar, pero no se va a resolver por leyes, al final depende de uno, creerse el cuento, creer en sí mismo, buscarse aliados, tener buenos equipos, porque nadie nunca lo hace solo.  Este también sería un mensaje desde mi perspectiva, plantearse a sí solo como yo no más y diseñar mi camino, eso no va a funcionar. Yo creo que el desarrollo va siempre junto y dentro del entorno de un equipo y la mujer va a ser líder en la medida que sea capaz también de liderar un equipo que crece con ella.

info@tgli.cl

¡Puedes escribirnos!